miércoles, agosto 15, 2007

Harry Potter y la Orden del Fénix



Aunque sé que mi fiel e inexistente público no me he echado de menos, he hecho un huequecito en mi abultada agenda para recuperar esa rara costumbre de ir al cine. La pobre desdichada que me ha tenido como espectador en estos tórridos días ha sido la quinta entrega de Harry Potter. Valga decir por adelantado que sólo he visto con anterioridad la segunda y tercera entrega, por lo que mi juicio puede verse afectado por la ignorancia (como siempre, vamos...).

Lo primero que uno anota al ver esta película es que después de las entregas estrenadas para la gran pantalla y los innumerables libros vendidos, mucho del trabajo que cualquier película necesitaría para atraer al espectador a las salas está hecho de sobras. Y quizá ese sea el detalle que más me ha molestado, ya que Harry Potter y la Orden del Fénix adolece de depender en exceso del resto de la saga y tiene escaso peso y trascendencia narrativa por sí misma. A ello sumaría un desarrollo un tanto atribulado y confuso que se centra y se olvida de detalles sin mucha explicación, algo que ya no creo que se pueda achacar al hecho de no haber seguido toda la saga.

Pero después de dar las malas noticias por adelantado, nos ponemos positivos. Mentiría si dijera que se ha descubierto en Daniel Radcliffe un gran actor, pero al margen del gran acierto y mérito que supone mantener al reparto original, también es cierto que Daniel logra llevar con suficiente soltura el peso de la película. De igual manera el resto del reparto cumple con su papel, aunque algunos de los personajes no se acaban de desarrollar todo lo que cabría desear. No obstante, pese a los pocos minutos con los que cuentan, me gustaría destacar a Ralph Fiennes y Helena Bonham Carter como grandes aciertos en el papel de villanos.

Actores aparte, una de las cosas que más me han sorprendido ha sido el hecho de contar con el desconocido David Yates como director, después de haber figurado en el cartel grandes nombres. Si bien, como he comentado, el trabajo ya estaba hecho y se puede decir que ha superado la prueba sin más contratiempos, aunque personalmente echo en falta un toque más oscuro como el de la tercera entrega.
Por otro lado, como cabe de esperar en una de magia, los efectos especiales son protagonistas de la película y posiblemente sean el punto que consigue hacer de la película un buen entretenimiento para una aciaga tarde veraniega. Y como esto ya es mucho escribir después de tanto tiempo, pues ya me he cansado de darle a las teclas. En definitiva, Harry Potter es lo que uno espera, algo que es muy de agradecer al acudir a una sala de cine, es decir, una película espectacular, con pocos huecos para aburrirse y apta para cualquier público.
-------------------------------------------------------------------------------------
Harry Potter. Reino Unido y Estados Unidos. 2007. 138'.
Dirección: David Yates.
Guión: Michael Goldenberg, basado en la novela de J. K. Rowling.
Producción: David Heyman y David Barron.
Música: Nicholas Hooper.
Fotografía: Slawomir Idziak.
Montaje: Mark Day.
Diseño de producción: Stuart Craig.
Vestuario: Jany Temine.
Intérpretes: Daniel Radcliffe (Harry Potter), Rupert Grint (Ron Weasley), Emma Watson, (Hermione Granger), Helena Bonham Carter (Bellatrix Lestrange), Michael Gambon (Albus Dumbledore), Robbie Coltrane (Rubeus Hagrid), Ralph Fiennes (Lord Voldemort), Brendan Gleeson (Alastor 'Ojoloco' Moody), Jason Isaacs (Lucius Malfoy), Gary Oldman (Sirius Black), Alan Rickman (Severus Snape), Maggie Smith (Minerva McGonagall), Imelda Staunton (Dolores Umbrigde), David Thewlis (Remus Lupin), Robert Hardy (Cornelius Fudge), Emma Thompson (Sybil Trelawney), Evanna Lynch (Luna Lovegood), Tom Felton (Draco Malfoy).
Puntuación: 6'5

Harry Potter, haz magia...
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article3398.html?topic=4 (crítica de la peli)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1375.html (sobre Daniel Radcliffe)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1551.html (sobre Ralph Fiennes)

3 comentarios:

Jordi dijo...

En su día vi "Harry Potter y la piedra filosofal" y me quedé dormido a mitad de "Harry Potter y la cámara secreta". Hasta que vi esta hace cuatro días y cediendo a la presión de mi hermano, no había vuelto a ver ninguna. Aunque confieso que no me importaría ver la dirigida por Alfonso Cuarón (de la que mejor me han hablado hasta la fecha), nunca he sentido ningún apego por esta saga.

Sobre "Harry Potter y la Orden del Fénix" puedo decir que me dejó completamente frío. Indiferente. Me pareció una película que caminaba peligrosamente al filo del tedio y a la que yo sí que le achaco una carencia de más escenas de acción.
Aún así, he de reconocer que se me hizo mucho más llevadera de lo que esperaba, que Daniel Radcliffe es un actor joven pero con la suficiente experiencia para resultar cada vez más sólido (pero que, al igual que Elijah Wood-Frodo, le costará lo suyo dejar de ser Harry Potter). El nivel de los actores en general es bueno, aunque Bonham Carter tiene tan pocos minutos en pantalla que apenas se puede decir nada de ella. Sin embargo, muy bien Gary Oldman y asombrosa la transformación de Ralph Fiennes.

Pero repito, la impresión general que me quedó de esta película es de ser un producto meramente comercial que es prolongación de una franquicia que poco o nada aporta al cine fantástico. Está descargada completamente de cualquier encanto de cara al público infantil, pero tampoco ofrece las suficientes emociones a los adolescentes y seguidores de más edad (el viaje al lado "oscuro" de Harry es superficial y sólo gana algo más de fuerza en los últimos minutos de metraje). En resumen, Harry Potter sigue sin fascinarme ni emocionarme aunque esta vez no haya alcanzado las asombrosas cotas de aburrimiento de "La cámara secreta". Yo le hubiera dado un 5.

BlitzKrieg dijo...

Hombreeee... El friki está vivo!!

Aitana dijo...

pues yo despues de ver la anterior pelicula "Harry Potter y El Cáliz de fuego" pensé que podría vivir sin ver esta, asique ni siquiera la he visto, y menos despues de leer esto. Pensareis: "¿entonces para que hablas?", muy simple, para decir que los libros le dan cien vueltas a las peliculas, y que no merece la pena ir a ver la pelicula despues de leer todo ese tochón de hojas, porque uno se lleva una gran desilusíon de la llamada "magia del cine".