domingo, enero 01, 2006

Los dos lados de la cama

Posted by Picasa


Cuando se acercaban las últimas horas de 2005, mi mente le daba vueltas a cómo escribir algo especial para celebrar que cambiamos un dígito en el calendario y que el hecho no me inquieta más por mi futuro que lo que pudiera hacerlo un 3 de septiembre cualquiera. Las cosas siguen igual, porque siguen cambiando a la misma velocidad de vértigo y en trazados garabateados, pero la fecha y el propósito anulan mi... ¿capacidad creadora? y me remiten a dejarlo para cuando los turrones, cenas copiosas y demás tópicos navideños queden atrás. Mi celebración particular es la de volver a mi confesionario cinematográfico para desubicar Los dos lados de la cama en el espacio-tiempo que la convierte en mi última del año que liquidamos y la primera de mi cita con cinelandia del que entramos.

La música marcaba el ritmo, las coreografías eran parte del lenguaje con el que se expresa la obra y el humor en torno al complicado universo de las relaciones humanas, el complemento perfecto para bordar una película que como ninguna dió el salto de calidad desde la originalidad y recibió como respuesta el apoyo masivo del público. Hablo de El otro lado de la cama, claro. El cine español contrajo una deuda con Emilio Martínez-Lázaro en aquel sorprendente musical que poco menos que reinventaba el género en nuestras tierras cuando sólo sabíamos del folklore instalado desde los tiempos de Marisol y Las cosas del querer. El madrileño dejaba atrás en su filmografía productos menores como Carreteras Secundarias y se ganaba un nombre en el panorama español a costa de unos actores en estado de gracia que, si bien no cantaban o bailaban todo lo bien que uno pudiera esperar de un Gene Kelly o un Fred Astaire, resultaban enormemente cómicos al compás de algunos de los temas más patrimoniales del rock español de las últimas décadas. Con tal pelotazo en cartelera, era predecible que los Alterio, Toledo y demás volvieran tarde o temprano a ponerse bajo la batuta de Martínez-Lázaro para ofrecernos una secuela de título juguetón con las palabras que bautizaran a su predecesora.

Cuando una de las frases promocionales te dice que "nunca segundas partes fueron tan buenas" es aún más de esperar que se cumpla la sentencia más tópica de cualquier conversación sobre cine. No dejarán de haber excepciones que alteren la conocida regla y de sobra es sabido que el primer ejemplo que se utiliza para desmentirla es el de las andanzas de un jóven Vito Corleone instaurando el imperio de la mafia que heredará su hijo Michael. La epopeya coppoliana de El padrino no excusa, sin embargo, la gran mayoría de secuelas que no supieron dar la talla y en las que debería estar la comedia musical que aquí nos ocupa. La diferencia más importante respecto a la primera (y uno de los errores más frecuentes) es que se ha optado por explotar las virtudes que hicieran de El otro lado de la cama una película notable. Se cumple en consecuencia que tenemos más cantidad pero no más calidad. Más música y coreografías espectaculares, pero de intromisión más forzada y apenas un número que queda para el recuerdo como es el del duelo de parejas que tiene lugar en la escuela de baile en el ecuador de la película. El humor recurre más que nunca a los golpes de efecto típicos de la comedia y dejan la mejor parte a un Ernesto Alterio y un Alberto San Juan en estados de gracia. El primero está incomensurable dando vida a Javier, un individuo que ha alcanzado un estado de desiquilibrio emocional más que considerable tras verse plantado el día de su boda por su novia de varios años (una Verónica Sánchez igual de insulsa que siempre) para liarse con la novia de su mejor amigo Pedro (Guillermo Toledo). Alterio encarna el patetismo y la ternura con habilidad, convence, y hace reír desde su desesperación. San Juan, aunque en un papel menor (pero más agradecido), consigue la carcajada en prácticamente cualquiera de sus apariciones como el delirante, machista y excéntrico taxista que es Rafael, quien también sospecha de la infidelidad de su pareja.

Con una maraña de relaciones y encuentros entre personajes, lo peor que se puede decir de esta segunda parte es que su historia es muy inverosímil y que no sabe alcanzar una resolución, un final que ponga en su sitio a cada personaje y que acentúa la poca credibilidad y que, por supuesto, deja abierta la historia a una posible tercera entrega. Tampoco ayuda que ni Lucía Jiménez ni Verónica Sánchez sepan cumplir con su papel y consigan que nos acordemos de las deliciosas Verbeke y Vega que protagonizaran la primera. Por contra, lo mejor que se puede decir de Los dos lados de la cama son los destellos del humor brillante que debería caracterizarle, lejos del humor fácil, con una fantástica escena surrealista y absurda que es la pesadilla de Pedro o la escena de la cama en que Javier acude como un niño traumatizado a dormir con su amigo y la novia de este. La garantía de risa está presente y es síntoma inequívoco de que una comedia funciona, pero no indica a costa de qué recursos, que son los que la acaban convirtiendo en una comedia que se disfruta y no disgusta, pero que no da la talla y se queda en una más salvo por su peculiaridad musical. Como se suele decir, para pasar el rato...
---------------------------------------------------------------------
Los dos lados de la cama. España. 2005. 112'.
Director: Emilio Martínez-Lázaro.
Guión: David Serrano.
Música: Roque Baños.
Fotografía: Juan Molina.
Montaje: Fernando Pardo.
Intérpretes: Ernesto Alterio (Javier), Guillermo Toledo (Pedro), Alberto San Juan (Rafael), Verónica Sánchez (Marta), Lucía Jiménez (Raquel), María Esteve (Pilar), Secun de la Rosa (Carlos).
Puntuación: 5
Con la música a otra parte...

30 comentarios:

BlitzKrieg dijo...

Estoy de acuerdo en ke la historia es inverosímil, pero weno, es una película... También es inverosímil que dos tíos se pongan a cantar en medio de la calle y los taxistas acompañen en la coreografía...

Aun creyendo como tú que la historia es poco creíble, no creo que ese sea uno de sus puntos flacos. Para mí uno de los peores lados de la película es cada vez que coinciden en la misma escena Verónica Sánchez y Lucía Jiménez; la de los Serrano es más sosa que un bocadillo de miga, y Lucía Jiménez (una de mis debilidades desde que empezara en Al salir de clase) es el auténtico alter ego: sobreactúa hasta la exageración en cada escena.

Por lo demás, no coincido contigo en lo de la tercera parte. No lo veo factible.

Para acabar, sí que estoy de acuerdo contigo en que Alterio y San Juan lo bordan. Creo que Alterio está por encima de muchos, y no hablo sólo de esta película; en este caso, creo que las únicas que desentonan son la Sánchez y la Jiménez, porque el elenco masculino vuelve a estar a gran nivel. Además, María Esteve y la "nueva" (que no recuerdo su nombre) tampoco lo hacen mal.

Total, que está por debajo de la idea original, lo suponía antes de ir a verla. Pero, hablo por mí, te ríes. Y es una comedia.

Jordi dijo...

Sí, en eso estamos de acuerdo... Te ríes, pero no sé, no la veo una cosa destacable, sino una comedia más que tiene buenos puntos, por eso y por las actuaciones no la suspendo. Qué grande el niño melón...

aguiló dijo...

Bueno, estoy bastante de acuerdo en lo que habéis dicho. Aunque yo sería mas duro con la película. Me parece bastante floja. A parte de que te ries (mucho menos que en la primera, todo hay que decir), no hay nada más. Es una historia absurda, la primera parte tenía mucho más encanto. Evidentemente ha sido explotar el filón.

Otra cosa, sí que estoy de acuerdo en lo que dice Jordi de inverosímil. Es inverosímil por lo mal que lo cuenta y lo mal hecho que está todo. Y lo del musical, que sorprendió gratamente en la primera parte, es bastante patético en esta otra. Más cantidad y peor calidad. En fin, era de esperar... Ah, yo tampoco veo factible una tercera parte.

Sobre los actores: Alterio es muy bueno (lo tiene en los genes). Toledo cumple, pero no lo saques de esos papeles porque tampoco da más de sí. Y San Juan también está muy bien, pero el papel es mucho más agradecido, como ya comentó Jordi.

Sobre las chicas(si os dais cuenta son casi secundarias en la película). Cualquier comparación con la anterior es odiosa. Como la película en sí.

Jordi dijo...

Las actuaciones decía las de ellos (he contestado muy rápido). Las de ellas... pues eso, sólo se salva la nueva, Pilar Castro.

aguiló dijo...

Una cosa... Lo de la Sánchez (mola más llamarla así que Verónica Sánchez) es patético. En serio, es lo peor es he visto en una pantalla de cine. Vale que está muy buena, ha dado el bombazo con los Serrano y tiene tirón, pero se le debería pedir algo más, no? Yo creo que le queda una película (o ni eso) para volver definitivamente a la TV...

P.D. - Y lo peor es que le ví una película en la que hacía un papel destacable. Antes de los Serrano hizo "Al sur de Granada" y estaba realmente bien...

Jordi dijo...

Sí, alguien debería decirle que no es lo suyo...

P.D.: Cantar tampoco.

aguiló dijo...

Hasta para cantar es sosa...

Jordi dijo...

cáustica

BlitzKrieg dijo...

Pues a mí ni físicamente me mola... tiene cara de pan.

Algo que quería decir y se me ha olvidao (increíble entre tanto rollo). Lo que dice Aguiló, las tías tienen mucho menos minutos de pantalla ke en la película anterior. Por algo será...

P.D.: Y no diré que es cheperuda...

aguiló dijo...

Pero cara de baguette o de pan de pueblo??

BlitzKrieg dijo...

De pan de pueblo, que pa algo es española...

Sus dijo...

Dos ideas:

Ellos les pegan mil vueltas, patadas o lo que se quiera a ellas. Años y experiencia, supongo. Y gracia, claro, y gracia.

La escena de los dos con Lucía Jiménez en la cama es cojonuda. El final viene a ser algo así:

-Alterio: Joder, sólo pido que me den la mano... no es tanto, no??
-Toledo: Joder, y yo sólo pido un poquito más de luz...

Jajajaja, qué buena :)

aguiló dijo...

Yo creo que es más que años, experiencia y gracia, es ser algo más que una cara bonita, creo yo...

Y es que estos días, y sobre todo con está película, me ha dado por pensar el machismo que aún sigue existiendo en el cine (y en todo en general, evidentemente). Si quereis no tan descarado como en los años 50 o 60, pero el machismo en el cine de hoy en día es muy preocupante. 4 de cada 5 películas que veo las mujeres no solo son secundarias, sino que existen para completar la faceta del amor en la película y poco más. No me quiero imaginar cuando se acepte plenamente lo de los gays (que no es que este en contra, precisamente), porque ya no se necesitará ni a la mujer para la escena de cama. Consecuencia de esto es que nos quedamos con un puñado de actrices (inmensa mayoria) que se las elige porque están buenas y basta. Un nivel bajísimo y tengo que hacer un gran esfuerzo para recordar buenas actrices, como Susan Sarandon, que sabrían cargar con toda una película a sus espaldas...

P.D. - Sé que es algo muy evidente. Pero pocas veces se comenta...

P.D. 2 - Por seguir hablando y tal...

P.D. 3 - Y ahí es cuando sale un Fernando León, hace una película que rompe con todo como es "Princesas" y algunos lo critican...

Jordi dijo...

Hombre, lo de los gays lo veo menos factible aún. De acuerdo con que existe el machismo y que la mayor parte de papeles para mujeres son secundarios, pero si el cine es machista, creo que aún es menos tolerante con la homosexualidad ¿Cuántas películas que toquen ese tema sin tabús hay? Ahora mismo sólo me acuerdo de Una jaula de grillos, en el que más bien parecían unas locazas o Alejandro Magno, en que todo era tan complejo que al final no te quedaba nada claro. Por lo demás de acuerdo, añadiendo además que los pocos papeles protagonistas están reservados para unas cuantas: Nicole Kidman, Jodie Foster, Julianne Moore, Naomi Watts, Scarlett Johansson y unas pocas más. Incluso la generación de Susan Sarandon, Meryl Streep, Sigorney Weaver y señoras de esa quinta se están quedando cada vez más sin papeles destacables y cada vez hacen más películas.

aguiló dijo...

Lo de los gays era ironía. Es evidente. Pedirle a un cine que tolere antes a los gays y los trate con naturalidad, antes que abandone el machismo tan arraigado... Es, cuanto menos, complicado.

Yo a Scarlett Johansson y Naomi Watts tampoco las salvo de la quema, lo siento mucho... (sobre todo a la segunda)

aguiló dijo...

(perdón, quería decir sobre todo a la primera, a Scarlett Johansson, vaya)

BlitzKrieg dijo...

Naomi Watts aún aún... pero la Johansson es una cara bonita en toda regla.

Jordi dijo...

Ya, si yo sólo decía que la mayoría de los papeles en la actualidad recaen sobre ellas. Aunque eso sí, Naomi Watts me parece una muy buena actriz y Scarlett Johansson... bueno, sólo la he visto (que recuerde) en Match Point y no me convenció. Como femme fatale no tiene precio, pero cuando luego se derrumba es poco convincente...

aguiló dijo...

También hizo Lost in Traslation que supongo que la habrás visto... (y "la mujer de la perla" o algo así, que yo no he visto...)
No lo hacía mal, pero quedó muy ensombrecida por Bill Murray.

Jordi dijo...

"La jóven de la perla" es, creo que con Ben Kigsley, pero ni esa ni "Lost in Translation" las he visto, las tengo pendientes.

aguiló dijo...

"Lost in Traslation" merece la pena, la otra ya me dirás, pero no es que me llame mucho.

P.D. - Hablando de cuentas pendientes... Ayer ví por fin y después de varios intentos "En el nombre del padre". Qué grande es Daniel Day-Lewis.

Jordi dijo...

Desde luego. Hoy por hoy uno de los mejores actores del mundo, lo pondría sin dudarlo entre los 5 primeros. Imposible olvidar "En el nombre del padre", "The boxer" (del mismo director y muy recomendable tb) o el Bill el carnicero de "Gangs of New York". Espectacular.

Sus dijo...

Confirmo que sí es "La joven de la perla", y yo que la he visto se la recomiendo sobre todo a los apasionados del arte. Es lenta pero tiene "algo".

De Daniel Day-Lewis decir que me parece un actorazo y, como dice Jordi, su papel en "Gangs of New York" es sobresaliente.

el corde dijo...

Pues a mi Scarlett Johansson no me parece solo una cara bonita (que cara bonita lo es, sin duda). Su papel en Lost in Translation me moló, y en la joven de la perla también. No he visto la de Woody Allen...Eso si, la de la joven de la perla es muy lenta, pero como dice sus, tiene algo. Pues eso

Peter dijo...

Yo a Scarlett Johansson me la follaba.

aguiló dijo...

Yo no, es que últimamente estoy de un exquisito...

aguiló dijo...

Qué malo, qué malo... jajajajajajaja

BlitzKrieg dijo...

exquisito de bola...

BlitzKrieg dijo...

jajajajaj ostia ke grande, Nostraguilus...

aguiló dijo...

Ya ves, aquí uno que se adelanta a tus gracias malas...

P.D. - He participado 12 veces en este post, jaja. Tranquilos, en dos días me vuelvo a Italia...