martes, julio 31, 2007

30.07.2007

El destino ha querido que esta fecha se convierta en día negro para el cine. Mueren dos de los más grandes directores que haya dado el séptimo arte. Ingmar Bergman (14.07.2007-30.07.2007) y Michelangelo Antonioni (29.09.1912-30.07.2007) se despiden dejando un incuestionable legado que hoy se estudia en las escuelas de cine. El cineasta sueco, con más de medio centenar de películas a sus espaldas, dejó en su haber obras maestras como El séptimo sello (1956), Fresas Salvajes (1957), Persona (1966), Gritos y susurros (1972) o su ya póstuma Saraband (2003). Bergman supo explorar como nadie el alma humana, desnudándola y enfrentándola a sus miedos, sentándola a jugar una partida de ajedrez con la mismísima muerte.


Cuando L'avventura de Antonioni fue proyectada en el Festival de Cannes en 1960, fue abucheada y silbada por un irritado público. Dos años después, una votación de críticos internacionales a través la revista inglesa Sight & Sound, la proclamó como la segunda mejor película de todos los tiempos. Umberto Eco dijo de ella:

"Está hecha únicamente de tiempos muertos; la gente va, viene, habla, se pierde y vuelve a encontrar sin que pase nada. Pero la película quiere decirnos precisamente que nada sucede"

Antonioni realizó en vida unas 35 películas, pero el núcleo duro y más relevante de su obra se concentró en los años 60 con L'avventura (1960), La notte (1961), L'eclisse (1962), Il deserto rosso (1964), y Blowup (1966) basada en un relato de Julio Cortázar. Considerado uno de los maestros del cine italiano y uno de los directores más influyentes de la segunda mitad de siglo, ayer Antonioni se despedía del cine para siempre.


4 comentarios:

CMB dijo...

Que pasa, que hasta que no comente nadie no se actualiza aquí?

Jordi dijo...

Calladito te tenías lo de tu blog, hasta hoy no lo había visto. Ya estoy echándole un vistazo...

Anónimo dijo...

El de la primera foto no es Bergman, sino Sven Nykvist, su director de fotografía en muchos films.
Saludos.

Jordi dijo...

Supongo que la desiformación y confusión que puede generar Google Images no es excusa. Gracias por la corrección, ya está la rectificación hecha.