miércoles, diciembre 05, 2007

Psicosis (II)



Lo que engrandece a Psicosis como obra cumbre y fundadora de un nuevo terror es que, sobre una audiencia actual anestesiada ante cualquier tipo de violencia, todavía es capaz de sorprender con las mismas armas que hace casi medio siglo. Seguramente es mucho pedir que el espectador de hoy pueda ni remotamente aterrorizarse por las insistentes puñaladas que la madre de Norman asesta a la desnuda e indefensa Marion Crane. Pero si bien ese mismo espectador quizá sea incapaz de percibir Psicosis como una experiencia terrorífica, a ciencia cierta no podrá dejar de experimentar las sensaciones de ansiedad y nerviosismo que la película de Hitchcock destila desde el primer hasta el último fotograma. Es puro y completo conocimiento de los mecanismos del suspense lo que permite trasladar a ese espectador a un estado de inquietud ininterrumpida, perfecto estadio en el que dar paso a los horrores sublimados del cine y alcanzar por fin el 'terror'. Una lección que el cine actual de este género olvida frecuentemente: el suspense, como el prolegómeno perfecto sobre el que construir el terror.

El miedo gana profundidad cuando proviene de una fuente familiar, cercana. Podemos aterrorizarnos ante la simple visión del monstruo de Frankenstein levantándose de la mesa de operaciones y, de alguna manera, naciendo; podemos sobrecogernos ante la imagen de un vampiro desangrando el cuello de su víctima; pero cuando nuestro miedo nace de una persona afable, un vecino confiable o alguien de nuestro propio entorno, nuestra cercanía a esa persona se vuelve en nuestra contra y el miedo se acrecienta de sobremanera. Es una falsa sensación de seguridad dinamitada, cuestionada por Alfred Hitchcock mediante el uso de un personaje amigable, simpático que no obstante (y por sus espontáneos y extraños comportamientos, estamos prevenidos) esconde algo de maligno. Y si bien Norman Bates es el exponente máximo, no es el único ejemplo de Psicosis en cuanto a su representación casi fóbica del lado oscuro del ser humano: la misma Marion Crane ofrece dos caras siendo al tiempo la perfecta secretaria y fugitiva de la justicia cuyo único objetivo es pasar sus días gastando el dinero robado junto a su novio.



Amén de la naturaleza única (al menos en 1960) del horror que dispone Psicosis, otro factor que la hace imprescindible es su perfección técnica. Hitchcock planificaba cada secuencia, cada plano y cada segundo de cada una de sus películas. Era un perfeccionista fervientemente contrario a cualquier tipo de improvisación, y este empeño se trasladaba con extraordinaria firmeza a la pantalla. Psicosis no es una excepción, sino que muy al contrario hace converger una serie de excelencias técnicas que hacen posible romper con las reglas y fijaciones largamente establecidas por el Hollywood clásico mediante la reubicación de la cámara o la funcional y magistral uso de la banda sonora. Dicha perfección se traslada también a las actuaciones de un reparto apenas conocido para el público de la época (a excepción de Janet Leigh) pero completamente acertado. Leigh está espléndida interpretando a una mujer con un lado oscuro y alcanza el magisterio en la ducha cuando es "castigada" a consecuencia del mismo. Pero el indiscutible protagonista es el hombre al que atormenta la enfermedad del título: Perkins queda grabado en la memoria como Bates, terrorífico cuando nos mira entre las sombras junto a la ciénaga y terrorífico cuando sonríe encerrado en una habitación con su sonrisa malévola y enferma. Una sonrisa que hiela la sangre y perdura en nuestros miedos por siempre.
--------------------------------------------------------------------------------
Psicosis. Estados Unidos. 1960. 109'.
Director: Alfred Hitchcock.
Guión: Joseph Stefano; basado en la novela de Robert Bloch.
Música: Bernard Herrman.
Fotografía: John L. Russell.
Intérpretes: Anthony Perkins (Norman Bates), Janet Leigh (Marion Crane), John Gavin (Sam Loomis), Vera Miles (Lila Crane), Martin Balsam (Milton Arbogast).
Puntuación: 9,5
Más sobre Psicosis...
http://www.imdb.com/title/tt0054215/ (críticas de la película)
http://www.pasadizo.com/peliculas2.jhtml?cod=193&sec=1 (sobre la película)
http://www.imdb.com/title/tt0054215/ (sobre la película)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article2914.html (sobre Alfred Hitchcock)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article20.html (sobre Anthony Perkins)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article154.html (sobre Janet Leigh)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article182.html (sobre John Gavin)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article315.html (sobre Vera Miles)

10 comentarios:

anab4581 dijo...

Creo que un 9'5 se queda corto.Puede que no llegue a la perfección absoluta,pero le falta muy poco.Yo lo dejo en un 9'75. Aparte de eso,sólo incidir un poco más en la perfecta fusión entre las imágenes y la banda sonora para crear ese suspense,nerviosismo y casi angustia que Hitchcock busca y consigue crear en el espectador.

Jordi dijo...

Bueno, la nota es lo de menos... Para mí es igualmente una obra maestra, sólo que no alcanza la perfección que sí alcanzó Hitchcock en la que, para mí, es la mejor de sus películas: Vértigo. La banda sonora de Bernard Herrmann es, simplemente, una de las mejores jamás compuestas y mejor compenetradas con las imágenes de la película.

anab4581 dijo...

Para mí la perfección la alcanzó con Rebeca.Nunca me cansaré de verla.Película inquietante donde las haya,con actuaciones espectaculares y una banda sonora perfectamente sincronizada con los planos precisos para transmitir todos los sentimientos de la protagonista de nombre desconocido.
Un 10 sin duda.
Curiosamente,Vértigo no es de mis preferidas.Una gran banda sonora,eso sí,pero no llega a engancharme como otras (léase las ya citadas Rebeca y Psicosis y otras como Marnie la ladrona,Crimen perfecto,La ventana indiscreta o Yo confieso).

Jordi dijo...

Volviendo a leer lo que he escrito me he dado cuenta de que era un poco confuso. Me refería a la Banda Sonora de Psicosis, no la de Vértigo. Rebeca es otra de sus grandes películas (su primera película en Estados Unidos), como tú dices realmente inquietante. Crimen Perfecto y Marnie la ladrona también me gustaron, aunque no estén entre mis preferidas. Sí que ocupan ese lugar películas como "Extraños en un tren", "La ventana indiscreta" o "El hombre que sabía demasiado" (la de 1956, la anterior no la he visto). La verdad es que, volviendo a recordar todas esas películas, te das cuenta de lo impresionante que fue su filmografía...

Jordi dijo...

Y hablando de Hitchcock, atención al anuncio de Freixenet, todo un homenaje de parte de Scorsese. "The key to reserva" es un presunto guión que Hitchcock nunca llevó a realizar y que ahora Scorsese pone en la pantalla no como suyo, sino como lo hubiera hecho el mismo Hitchcock en nuestros días. Me sobra bastante ese "making-of" en el que veo un poco de autocomplacencia de Scorsese, pero lo que es el corto en sí es magnífico y se pueden descubrir referencias a "El hombre que sabía demasiado", "Con la muerte en los talones" o "La ventana indiscreta". La venganza final de Hitchcock también resulta bastante original y divertida. Acabaré añadiendo que Simon Baker parece un auténtico personaje de Hitchcock, directamente sacado de cualquiera de sus películas. Pego el link por si alguien tiene curiosidad:

http://www.scorsesefilmfreixenet.com/video_esp.htm

anab4581 dijo...

Bueno,está claro que no tengo un gran sentido del humor.A mí el anuncio me parece una auténtica chorrada,como todos los de Freixenet,por otra parte.Puestos a gastar dinero,¿por qué no donarlo a una ONG?
Sí,vale,la música y Simon Baker muy logrados,no te digo yo que no,pero las reminiscencias a las películas de Hitchcock son demasiado típicas.Además,como ocurre en casi todas las últimas películas de Scorsese,menos en Infiltrados,el corto se alarga demasiado para mí gusto.
Eso sí,el final muy bueno,aunque habría estado mejor si Scorsese hubiera salido a la calle y hubiera tenido que acabar refugiándose en una cabina para defenderse del ataque de los pájaros como Tippi Hedren.Eso sí habría sido una buena referencia a una película de Hitchcock,ja,ja,ja.
(Puede que hoy esté demasiado sádica,lo admito,pero es que acabo de venir del cine de ver Beowulf,lo que puede haber influido un poco).

Anónimo dijo...

Puestos a gastar dinero... Por qué se hace cine, música y cualquier otro arte y no se da el dinero a una ONG?? No te digo...

anab4581 dijo...

Pues supongo que tienes razón:sería más justo dar el dinero a una ONG.El problema es que para mí el cine,la música y otras formas de arte no sólo son arte,sino que sirven para satisfacer una necesidad de los seres humanos, que no sabría muy bien como calificar,pero que existe,mientras que la publicidad no sólo no puede ser considerada como arte (salvo muy contadas excepciones),sino que en vez de satisfacer una necesidad sólo sirve para crearlas y a veces ni siquiera es capaz de conseguir su principal finalidad.Y ojo,que a mí me encanta el cava y,en concreto,Freixenet,pero sus anuncios me parecen bastante patéticos,además de híper caros.Anda que el que hicieron con Penélope Cruz...

elisa dijo...

alguien me puede dar informacion de la banda sonora de psicosiss..?

gracias.

Jordi dijo...

No es que sea mucho, pero aquí tienes un artículo sobre la banda sonora...

http://www.cineybso.com/bso/res/p/bso_res_psycho.htm