miércoles, octubre 08, 2008

Lecciones de cine (V): Lang y los estratos del público


"Desde luego, hay películas que atraen más a un tipo de público, otras menos. Naturalmente –permítame que utilice una expresión estúpida– una película intelectual atraerá más a un público intelectual. Pero por no ponerle un ejemplo ajeno a mi experiencia personal, volvamos a M. Si hay algo que sean los estratos inferiores de un público –y no lo hay, pero supongamos que sí–, para ellos M no es más que una película de policías y ladrones. Para un estrato un poco superior es lo siguiente: ¿qué hace el departamento de homicidios para coger a alguien? Para otro –y esta es la razón por la que hice la película– es: ¿qué peligros corren los niños en la sociedad actual? ¿Qué se hace por el delincuente sexual, si es que lo es, si no es un enfermo? Y para el estrato superior, si quiere llamarlo así, es un debate a favor o en contra de la pena de muerte. Así, en este caso, afortunadamente– no es algo que pase a menudo (yo no soy un hombre muy humilde, pero aquí estoy) –, tenemos una película que gusta a todos los estratos. Pero si es posible hay que intentar llegar a todos los estratos. El problema de lo que llaman “la industria” es que no sólo hay que convencer al público. A mí me encanta el público, pero antes de poder convencerles, tengo que convencer a los intermediarios, que no tienen ni idea de nada"


Extracto de la entrevista a Fritz Lang realizada por Peter Bogdanovich y recogida en el libro El director es la estrella (T&B Editores, 2007)
-----------------------------------------------------------------------------------
M, el vampiro de Düsseldorf se proyectará en el Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM) el próximo 31 de octubre a las 17:30h como cierre al ciclo de proyecciones y conferencias El Cuerpo de la Multitud: Figuraciones de las masas en el cine de entreguerras.

3 comentarios:

Lola dijo...

yo no sé de que estrato soy pero sólo puedo decir una cosa: qué grande que es Lang!

Cinelandia dijo...

Sin duda. Y qué grande es el libro. Recomendado queda. A través de las entrevistas de Bogdanovich puedes llegar a descubrir lecciones de cine de parte de Hawks, de humildad de parte de Allan Dwan o el carácter introvertido y sensible de Hitchcock. En fin, una maravilla y un libro imprescindible.

Un saludo

Albert {in itinere} dijo...

Como buen bagabundo de la red, recojo tu recomendacion.

Saludos.