lunes, enero 09, 2012

Sherlock Holmes: Juego de sombras

Sherlock Holmes: Juego de sombras viene a confirmar aquella declaración de intenciones para aplicar un corregido y aumentado que parece seguir las normas de toda buena secuela enclavada en el mainstream: más grande, más espectacular, más divertida y, si cabe, más oscura. En lo último, la presencia del profesor James Moriarty —contenido, medidamente maligno Jared Harris— es tanto una ocasión para recuperar referentes holmesianos —la idea de Moriarty como pieza decisiva del conflicto europeo, ya presente, por ejemplo, en El arma secreta (Roy William Neill, 1943); la inclusión de Mycroft Holmes (Stephen Fry)— como una excusa perfecta para virar hacia territorios más tenebrosos en el cine de Guy Ritchie. Es allí donde la estética steampunk se acerca definitivamente a Alan Moore y propone un escenario abiertamente bélico, un ensayo de Guerra Mundial que es contexto inoportuno para contemplar la evolución del bromance entre Holmes (Robert Downey Jr.) y Watson (Jude Law), mientras el prescindible personaje de Noomi Rapace pulula sin más justificación que la de cualquier mecanismo menor de la trama conspiratoria.
Leer crítica completa en LaButaca.net
En las imagen: Cartel promocional de Sherlock Holmes: Juego de sombras, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Warner Bros. Pictures, Village Roadshow Pictures y Wigram Productions. Todos los derechos reservados.

1 comentario:

Paola Monter Uribe dijo...

A mí sí me gustó esta película, me parece que Sherlock Holmes juego de sombras está bien lograda y desarrollada, los actores son muy buenos, el director también y los efectos especiales son espectaculares.