domingo, octubre 29, 2006

Serpientes en el avión



Tras muchas amenazas de diversa índole y el envío de varios canarios muertos aquí está la esperadísima (como poco) primera crítica de mi trabajo de negro en Cinelandia. Como por esta vez ya no pongo titulillos absurdos, habrás podido adivinar el título del film, espero... Pues bien, bajo su apariencia de película roñosa esconde mucha miga, así que invito al que tenga estómago a darse un paseo por los diversos sites que nos brindan algo de luz ante como ha podido concebirse este espanto de película.

Serpientes en el avión nos plantea una situación homónima. El título ya deja entrever lo que es importante en esta película, que no viene a desarrollar una intensa trama sino una competición de asquerosas escenas de culebrillas. Y todo esto está aderezado con un extenso reparto de personajes que sumarán 4 frases cada uno para conformar la típicas situaciones ñoñas y fáciles. No faltará sexo en el baño, sangre, el tipo repelente que quieres que maten, la azafata que se iba a jubilar ese día... Llegados a este punto no hace falta estrujarse el seso para comprender que se trata de otra Turbulence más que se ha colado en la gran pantalla.

Resultará chocante para los que hayan visto el reportaje de Variety Nadie sabe nada que los mismos productores que aseguran buscar siempre una buena cinta, acaban apoyando semejante esperpento. Serpientes en el avión supone el triunfo absoluto de la promoción. Partimos de un guión de "serie B" que, alimentado por hordas de aburridos internautas, se ha colado en algún despacho ejecutivo. Antes de su estreno, esta película ya gozaba de un amplio público entre los internautas que, a través de los foros oficiales de la película, habían ido sugiriendo como destrozar el séptimo arte. El resultado da que pensar sobre la relación cine-espectador.

Más allá de tramas absurdas y de la escandalosa predecibilidad del film, surgen dudas como el sueldo que Samuel L. Jackson se habrá ganado por participar en el film. También llama la atención que Elsa Pataky no enseñe carne, pero eso ya es otra historia. Otra duda importante es comprobar que el apartado técnico alcanza un nivel más que aceptable, incluso por encima de producciones similares, lo que plantea la duda de si de verdad se apuesta por el buen cine o por la boca muere el pez. Al menos los bajos presupuestos estiran la imaginación.

Y con la nefasta sensación de que el público se decante por el fast-food cinematográfico despido esta crítica. Eso sí, he de hacer un apunte sobre la puntuación. En realidad la película me merece un 2 de nota (por aquello de que tiene gracia ver a una boa comiendo gente), pero le quito un punto por la frase "Dios bendiga a la PlayStation".
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Serpientes en el avión (Snakes on a plane). USA. 2006. 105'.
Director: David R. Ellis.
Guión: Jonh Heffernan y Sebatian Gutierrez.
Fotografía: Adam Greenberg.
Montaje: Howard Smith.
Música: Trevor Rabin.
Diseño de producción: Jaymes Hinkle.
Vestuario: Karen Matthews.
Intérpretes: Samuel L. Jackson (Neville Flynn), Julianna Margulies (Claire Miller), Nathan Phillips (Sean Jones), Rachel Blanchard (Mercedes), Byron Lawson (Eddie Kim), Flex Alexander (Three G's), Kenan Thompson (Troy), Keith Dallas (Big Leroy), Lin Shaye (Grace), Bruce James (Ken), Sunny Mabrey (Tiffany), Elsa Pataky (Maria).
Puntuación: 1
Si no se te tragó la boa constrictor aún...

14 comentarios:

Jordi dijo...

Muy bien, muy bien: así me gusta, que me trabajes. Me ha gustado la crítica, sobre todo por eso de la Play Station...

Creo recordar que alguien me dijo que Elsa Pataky salía en uno o dos momentos nada más... Gran debut en Hollywood de nuestra actriz más... más... eh...

BlitzKrieg dijo...

Si quieres que el friki vuelva a la cloaca de donde salió y nos obsequie críticas con "titulillos absurdos" y todo, envía QUEDIOSBENDIGANINTENDO al 7777.

Por el contrario, si prefieres darle una segunda oportunidad a la espera de que supere el telón de acero de la censura bloggística y publique algo digno de ser regurgitado, envía QUEDIOSBENDIGALAPLAY al 7777.

Más o menos la película es eso, no?? Es como un Gran Hermano o un OT, pero en plan Hollywood. Por otro lado, si hay una escena de sexo en el lavabo y Elsa Pataki "no enseña carne"... Yo me pregunto, para qué coño sale??

Silver Sack dijo...

Me rayas Jorge, ¿lo de los mensajes es que la crítica es una mierda o no?

BlitzKrieg dijo...

Lo de los mensajes es una gilipollez.

La crítica está bien, pero parece que la haya escrito Jordi en modo "bad-boy". Es decir, es demasiado académica para lo que esperaba de tu debut; Bordería es una mala influencia para tu verdadera función en esta sociedad: remover la mierda poniendo buena cara.

Jordi dijo...

Yo la veo mucha más corta que las mías. Y para mí en el estilo de El Vomitorio, no veo que haya más diferencia que la del título...

Sobreentiendo que entonces yo estoy en el modo "good-boy". Interesante...

Silver Sack dijo...

La verdad es que también me he quedado con ganas de desfasar un poco, pero tampoco quería extenderme demasiado y estoy desentrenado.

BlitzKrieg dijo...

Mientras escribía la contestación pensaba "... y así se puede picar a dos personas a la vez :D...". Confirmado.

Yo no he dicho nada de la extensión de la crítica; es más, no tiene nada que ver.

Puedes sobreentender lo que quieras... Cuando he dicho "Jordi en modo "bad-boy"" me refería simplemente a que, para ser una película que se presta a un crítica con grandes dosis de sorna, era algo demasiado serio para ser de Pablo. La prueba la tienes en que ha dicho que le hubiera gustado desfasar un poco (ni siquiera ha dicho "desfasar MÁS")...

Me pone discutir.

Jordi dijo...

Lo sé...

Cualquier cosa que hubiera dicho al respecto hubiera recibido el apelativo de 'pique', y de todas maneras de poco va a servir que diga que no es tal cosa porque cada uno seguirá pensando lo que le parezca. A estas alturas y después de casi 100 posts a rastras no voy a mosquearme por cosas así.

Pablo no tiene ningún límite de desfase, a mí me gusta que sus críticas lleve su estilo y las mías el mío, le da un aire nuevo al blog.

BlitzKrieg dijo...

Y yo que me alegro.

No podría estar más de acuerdo. Por eso he echado de menos que metiera algo más de caña.

Anónimo dijo...

Ya he enviado: QUEDIOSBENDIGANINTENDO al 7777.

Dicho esto, de acuerdo con Jorge. Esperaba más desfase. Alegría por lo corto de la crítica y es que una cosa no tiene que ver con la otra. Esperaba más desparrame cerebral. Menos algún destello, podría pasar por una crítica de Jordi.

Por otra parte saldré a defender a la Pataky. Me parece una de las mejores actrices del panorama internacional. Recuerdo grandes actuaciones en Reanimator o en Al Salir de Clase. Creo que va camino del Oscar. El tiempo dirá...

P.D. - Preguntas que me surgen al leer la crítica... Cuántas serpientes hay?? Qué especie?? Son amigas entre ellas?? Tienen alguna relación con el terrorismo islamista?? Por qué Bush no mandó un par de cazas para que derribaran el avión?? Gracias...

Jordi dijo...

Pa desparrame cerebral ya tienes mi foto...

Creo que la boa constrictor iba a ser en principio de Al Qaeda, pero se desdeñó esa idea inicial para no herir la sensibilidad de las víctimas del 11-S.

BlitzKrieg dijo...

Y la mía...

Tampoco olvidemos su gran actuación en el anuncio de helados ese. Se me ponen los pelos de punta...

laura dijo...

"por aquello de que tiene gracia ver a una boa comiendo gente"

es que nadie va a decir nada sobre esto???

Silver Sack dijo...

Cuántas serpientes hay??
- Se emplearon 450 serpientes, aunque algunas escenas utilizan serpientes digitales.

Qué especie??
- Se insinúa en la película q no hay dos repetidas y están recogidas de todas las partes del mundo. Van desde una Boa constrictor a una Cobra.

Son amigas entre ellas??
- Debe ser, porq entre ellas no se atacan...

Tienen alguna relación con el terrorismo islamista??
- No. Con las mafias asiáticas.

Por qué Bush no mandó un par de cazas para que derribaran el avión??
- No estaba Cheney y él no sabe usar el teléfono.