miércoles, enero 10, 2007

Babel



Tres películas le han bastado a Alejandro González Iñárritu. El número mágico, la triada implacable, la trilogía sobre la condición humana y el dolor que ha hecho que pronunciar su nombre cada vez sea menos difícil. Tres golpes al estómago de los que duelen, directos al buche y te dejan temblando, pero con ganas de más: no quieres olvidar aquello por lo que has sufrido.

Babel es la culminación de ese dolor convertido cine iniciado con Amores Perros y 21 gramos. De nuevo pone en escena lo que mejor sabe hacer Iñárritu: historias paralelas, tangentes y relacionadas por una maquinaria implacable de causa-efecto con un motor que antaño fueron los perros y un corazón para ahora ser un rifle. Dicho rifle es capaz de cimentar la unión más complicada de cuantas se ha enfrentado su director: una auténtica torre de Babel que es el nexo de varias culturas en las que asistimos al drama de la familia desmembrada, de la ruptura provocada por la tragedia inesperada que fulmina como un rayo a sus miembros. El director mexicano ya demostró una habilidad innata e inimitable para tratar esas historias con cariño, impregnando sus imágenes de dosis parejas de sensibilidad y dolor. Vuelve a hacerlo aquí para suerte del espectador, que vuelve a ver asaltadas sus emociones por tercera vez sin poder hacer más que sentir como suya la historia de esa japonesa sordomuda, de esos hermanos marroquíes, la pareja de turistas norteamericanos o la nana que mientras cuida sus retoños al otro lado del charco.

Es esa sinceridad la que nos salvará en no pocas ocasiones de la incómoda sensación de que nos encontramos ante el proyecto más ambicioso y pretencioso de Iñárritu. Destila la sensación de pretender una mirilla a través de la cual observar la humanidad y sus devenires, acentuando aquellos elementos más chirriantes que unen las historias presentadas, rozando lo imposible en su esfuerzo por realizar un mosaico de culturas. Tal vez lo peor que le puede pasar a Babel es la inevitable comparación con la sobresaliente 21 gramos, mucho más compleja en su montaje y sencilla en sus planteamientos, justo el signo contrario que resulta aquí, donde la composición del puzzle es más previsible y le hace salir perdiendo. No es menos cierto que se echa de menos la contundencia dramática, trágica, con la que aquellos 21 gramos nos dejaban hechos polvo, y que aquí se deriva en una conclusión mucho más reblandecida. Lo dicho: las comparaciones son odiosas.

Y que conste que no es óbice para que al final Babel sea un drama enorme, tan sólido como presuntuoso, pero a la postre emotivo y directo. El aislamiento y la soledad son tan parte del discurso de sus personajes como de los parajes áridos y solemnes del desierto o la abarrotada metrópolis de Tokio. En uno y en otro lugar sus personajes están perdidos, desorientados y marcados por la desgracia, y nosotros nos lo creemos porque Babel goza de un reparto que trasciende más allá de los nombres de Brad Pitt y Cate Blanchett (los cuales están correctísimos) y pone delante de la cámara a actores poco conocidos e incluso debutantes que se muestran asombrosamente sólidos. Son los casos de Adriana Barraza, de Kôji Yakusho y Rinko Kikuchi, modestos pero creíbles actores que sostienen esa torre tormentosa que brilla más cuando colean sus últimas escenas. Un final que resulta duro, pero no tan duro... un final que no evita que se enciendan las luces de la sala y se sienta un profundo silencio de reflexión. Uno de esos momentos maravillosos que de vez en cuando el cine nos brinda en la sala oscura.
------------------------------------------------------------------
Babel. Estados Unidos. 2006. 143'.
Director: Alejandro González Iñárritu.
Guión: Guillermo Arriaga, basado en un argumento de Guillermo Arriaga y Alejandro González Iñárritu.
Música: Gustavo Santaolalla.
Montaje: Stephen Mirrione y Douglas Crise.
Fotografía: Rodrigo Prieto.
Diseño de producción: Brigitte Broch.
Vestuario: Michael Wilkinson.
Producción: Alejandro González Iñárritu, Jon Kilik y Steve Golin.
Intérpretes: Brad Pitt (Richard), Cate Blanchett (Susan), Gael García Bernal (Santiago), Elle Fanning (Debbie), Kôji Yakusho (Yasujiro), Rinko Kikuchi (Chieko), Adriana Barraza (Amelia), Nathan Gamble (Mike), Mohamed Akhzam (Anwar), Peter Wight (Tom), Harriet Walter (Lilly), Trevor Martin (Douglas), Mónica del Carmen (Lucía).
Puntuación: 7,5
Más Babel...
http://www.labutaca.net/films/42/babel.htm (sobre la peli)
http://www.babel.uip.es/ (web oficial España)
http://www.paramountvantage.com/babel/ (web oficial USA)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/modules.php?name=News&file=article&sid=1342 (sobre Brad Pitt)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1356.html (sobre Cate Blanchett)
http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=58537&mapnivel1=OCI (entrevista en vídeo a González Iñárritu)
http://www.literaturas.com/v010/sec0512/entrevistas/entrevistas-03.htm (entrevista a Guillermo Arriaga)

5 comentarios:

Adrian dijo...

Joder Jordi, no he visto la película, pero la verdad esque dan ganas de verla. Gran crítica tío, ya se notan las clases de Bordería, jeje. Supongo que no tardaré en verla, porque amores perros y 21 gramos me encantaron. Ya diré algo entonces.

Silver Sack dijo...

Vista la mediocridad que ha inundado la salas de cine este año, en especial porque la promoción ha sido poco respaldada por la calidad de sus películas, tengo verdaderas ganas de echarle un ojo a Babel.

De momento, parto con la ventaja -o inconveniente- de no haber visto 21 gramos, por lo que no recuriré a comparaciones. Y esto, por cierto, me hace pensar que muchas películas de este 'año Oscar' han adolecido mucho de vivir a la sombra de sus predecesoras. Pasa con Superman Returns, tanto al compararla con la original como con otras de Bryan Singer; también mucha gente achaca este defecto a Piratas del Caribe, aunque es mediocre de por sí; el Código da Vinci es un desastre si se ve la filmografía de cualquiera de sus participantes...

Y la lista se puede completar viendo críticas como Eragon, La joven del agua, Corrupción en Miami...

Jordi dijo...

Las comparaciones son odiosas, sí... tanto para que antes de ellas las expectativas estén demasiado altas y luego te encuentres con que Babel es una buena película(de hecho de lo más interesante del año pasado o de principio de este, como se quiere ver) pero obvia que se ha retrocedido un paso respecto a 21 gramos.

En cualquier caso, muy recomendable.

Sus dijo...

Sí, yo también creo que no está al nivel de 21 gramos, pero aún así es una gran película. La crítica parece estar dividida... yo estoy de parte de Iñárritu.

Una película que hay que ver.

BlitzKrieg dijo...

Bueno... Yo voy llegando tarde, pero dejo mis comentarios...

Babel me pareció larguísima. Dos horas y pico de película se me hicieron eternas. Aparte, la película está bien, pero me pareció que el Iñárritu y compañía me querían tomar el pelo; la historia de la japonesa no tiene ningún sentido. Es decir, lo tiene, pero que no me la quiera meter doblada con que está relacionada con las otras. De ninguna de las maneras, no me creo ninguno de los cabos con los que ata esa historia y el resto.

Por lo demás, me sobran algunas escenas de la boda del mexicano que parece en tiempo real y todo...

Eso, 21 gramos 21 millones de patadas le pega.