viernes, enero 19, 2007

Banderas de nuestros padres


Muy ambicioso se planteaba a priori este proyecto. Tener a Clint Eastwood tras la cámara es un claro sinónimo de calidad. De igual manera, la producción de Spielberg, teniendo en cuenta la temática bélica de la cinta, podría hacer pensar que el espectador va a poder repantingarse en su butaca a contemplar un buen espectáculo visual. Sin embargo, esta suma de ambiciones se pierde de camino a ninguna parte para acabar conformando una cinta correcta, pero sin más pretensiones. Es decir, que la sensación final es de 'ni fu ni fa'.

Posiblemente el principal fallo de la película es que se quiere contar algo que en 10 minutos estaría listo para servir. Sin embargo, se enfrasca en una narración que no deja de dar saltos considerables en el tiempo, saltos que llegan a desconcertar bastante en la primera hora de metraje. Además, se recurre una y otra vez a escenas demasiado similares que no vienen a aportar nada nuevo a lo visto en los minutos anteriores. Esto se podría perdonar si al menos la película tuviera un claro mensaje de fondo, pero no es así. No es un alegato contra la guerra, aunque tampoco a favor de ella. El mensaje de que los héroes no existen sino que se crean se queda en una simple afirmación carente de una reflexión a su alrededor.

Tampoco se puede decir mucho del reparto. Se podría decir que los tres protagonistas de la cinta no brillan, pero cumplen. Sin embargo, el reparto se diluye en demasiados personajes que te dejan con la miel en la boca. Se muestran como relevantes en la trama, pero a la hora de la verdad necesitarás acudir a la sala con un bloc de notas para llevar el registro de cada uno de ellos. Y ojo, algunos de ellos en sus breves minutos de actuación, atraen más el interés del espectador que el plantel protagonista. En todo caso, sería justo destacar la actuación de Adam Beach, el único al que el guión le permite lucirse un pco ante la pantalla.

Por supuesto que Banderas de nuestros padres tiene sus virtudes. Es innegable su inherente valor histórico. Por otro lado recrea con acierto, pero sin profundidad, cómo eran los EE.UU. de la segunda Guerra Mundial. Sus puntos fuertes residen en su cuidado apartado técnico, como cabría esperar por otro lado dado que Spielberg metió la mano. La fotografía de algunas escenas resulta sobresaliente, así como su banda sonora.

Así pues, resulta complejo tener una idea clara sobre un film correcto, pero que difílmente es capaz de apasionar al espectador. Habrá que ver si esta experiencia ha servido para convertir a Cartas desde Iwo Jima en una película que no pase sin pena ni gloria ante los ojos. Banderas de nuestros padres es una película que gustará a los amantes de la historia, posiblemente no dé ganas de matar a nadie, pero difícilmente encandilará al público.
--------------------------------------------------------------------------------
Flags from our fathers. Estados Unidos. 2006. 132'.
Director: Clint Eastwood.
Guión: William Broyles Jr. y Paul Haggis, basado en el libro de James Bradley y Ron Powers.
Fotografía: Tom Stern.
Música: Clint Eastwood.
Montaje: Joel Cox.
Intérpretes: Ryan Phillippe (John 'Doc' Bradley), Jesse Bradford (Rene Gagnon), Adam Beach (Ira Hayes), Barry Pepper (Mike Strank), John Benjamin Hickey (Keyes Beech), John Slattery (Bud Gerber), Paul Walker (Hank Hansen), Jamie Bell (Ralph Ignatowski), Robert Patrick (coronel Chandler Johnson), Neal McDonough (capitán Severance) y Melanie Linskey (Pauline Harnois).
Puntuación: 5'5
Enlaces de nuestros padres...
http://www.labutaca.net/films/47/banderasdenuestrospadres.htm (sobre la película)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article3267.html?topic=4 (crítica de la película)
http://www.elmundo.es/metropoli/2007/01/12/cine/1168556414.html (otra crítica de la película)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1368.html (sobre Clint Eastwood)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1565.html (sobre Ryan Phillippe)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article2413.html (sobre Jesse Bradford)
http://www.elmundo.es/magazine/2006/370/1161963613.html (la historia que inspiró la película)


5 comentarios:

Jordi dijo...

Cuando oí que Clint Eastwood iba a hacer dos películas (dos visiones, una desde cada lado) sobre Iwo Jima, la verdad es que me despertó muy poco interés. Más o menos como lo de Robert de Niro con las dos películas que quiere hacer sobre la historia de la CIA. En fin, el caso es que es Clint Eastwood y eso signfica que ese tío es responsable de grandes películas en su etapa como director (Mystic River, Sin Perdón, Million Dollar Baby), para bien y para mal, ya que muchos han ido a ver Banderas de nuestros padres pensando en la gran película que iba a ser. El caso es que si tengo ocasión la veré y entonces ya podré decir algo más...

o'fucking-k dijo...

Hola!

hacia tiempo que no escribía ..pero no quiere decir que no me pasara por aqui.

Me gustaría solo comentar algo que podeis pasar completamente si pensais que está fuera de lugar.

Simplemente no escribo ultimamente porque he visto un cambio brutal en vuestras actitudes al enfrentaros al cine. A veces me da la sensación de que sobreactuais el papel de criticos y no me entendais mal, no es que hagais criticas rococó ya que no dejan de ser comentarios normales sobre las pelis. Pero me da que de un tiempo a aqui vais al cine con pocas ganas de disfrutar de las pelisy más con detectar las cosas malas.Os veo demasiado exigentes en detalles absurdos y olvidais valorar globalmente las pelis.

de hecho en la de the prestige llegais a decir que os parece increible y tal pero le buscais alguna manera de darle caña. Leches si os ha molado, si os ha absorbido, si pensais que tiene un ritmo trepidante y entendeis que tiene algun punto en el guion que simplemente es algo tipico en el cine de genero fantastico, porque criticarla asi?

Sé que son vuestras opiniones y por tanto son hiperrespetables, pero creo que ultimamente os habeis olvidado un poco de disfrutar dle cine sin más...

Espero que no se malinterprete nada eh! un abrazo!

Silver Sack dijo...

En parte te doy la razón, porque al fin y al cabo si una película te gusta mientras la ves ahí se acaba la cosa. No se debería buscar tres pies al gato. Pero por otro lado, uno se siente en la medio obligación evaluar el trabajo realizado con la película, sus puntos fuertes y sus puntos flojos.

En el caso de Banderas de nuestros padres he sido bastante sincero con la crítica, ya que mientras la vi me aburrió y también me esperaba una película algo más implicada en la crítica social.

De todos modos, como le he comentado a Jordi alguna vez, no creo que nunca logre ser un buen crítico como toca. Soy un palomitero y si una película me divierte en la sala, por hilarante que sea la manera en la que está realizada, eso va a pesar mucho más.

Jordi dijo...

Pues mira, no sé... Lo único que puedo decir al respecto es que últimamente estoy acostumbrándome a ver mucho cine demasiado bueno. Sin ir más lejos esta semana he visto de nuevo "Perros de Paja" y la pasada vi "El acorazado Potemkin", "Ascensor para el cadalso", "Malas Tierras", "Buena Vista Social Club"... Luego me pasa que voy al cine y, veo un salto de calidad tremendo de estas a películas como "The Prestige". Pero vamos, no es cierto que yo vaya al cine con ninguna predisposición negativa, para nada. Todo lo que he dicho en la crítica es totalmente sincero y para nada le he buscado tres pies al gato. De hecho esta en concreto es una práctica de Periodismo Cinematográfico y podría refugiarme en que el profesor confirmó todo lo dicho aquí, pero no creo que sea necesario a estas alturas. Hace ya unos meses me cargué "Batman Begins" y tu estabas bastante de acuerdo, y era el mismo Nolan que ahora, ¿no?...

En fin, lo que quiero decir es que más que lo que dices, últimamente no hemos estado muy de acuerdo o no te ha gustado cosas de las que ha leído y por eso puedes haber pensado esto. Por lo demás, puedes llamarlo exigencia, puede ser que le pida más al cine que lo que le pedía hace 2 ó 3 años, pero en ningún caso creo que eso sea malo, y en ningún caso el hecho de ir al cine se haya convertido para mí en un acto de buscarle fallos a lo que estoy viendo. Veo películas en el cine, en la televisión de mi casa, en proyecciones varias por ahí, y luego de todas ellas un 20% acaban legando a este blog. Escribo sobre la que me apetezca hablar o la que creo que dará más juego... Escribo porque me encanta escribir de cine, y es una de las cosas que más amo y seguiré amando. Si viera todas las películas que veo todas las semanas con cierta predisposición o para buscarles fallos... entonces no dudaría en dejarme esto.

Y poco más. Siento que veas ese cambio de actitud porque realmente pienso no ha habido tal y me sorprende lo que me dices. Pero me alegra, porque me servirá para estar alerta... En cualquier caso, y como ya he dicho muchas más veces, siempre preferiré enfrentarme a una discusión intensa e interminable que a un post con los comentarios a 0. Así que no dudes en criticarme en cualquier crítica, te estaré agradecido.

P.D.: Atento al siguiente post, te va a gustar...

Jordi dijo...

"Todo lo que he dicho en la crítica es totalmente sincero y para nada le he buscado tres pies al gato. De hecho esta en concreto es una práctica de Periodismo Cinematográfico..."

Por un momento he pensado que estaba comentando en la de "The Prestige", que es a la que me refería. Lógicamente, la de "Banderas de nuestros padres" la ha hecho Pablo, no yo.