miércoles, octubre 26, 2005

21 gramos



Cuenta pendiente saldada. La vi hace unos días y aún me dura el nudo en el estómago. Una de esas películas que golpean la vida de una persona de forma inesperada y dura, y que, a pesar de todo, se hace querer y uno no puede sino tener el deseo de verla otra vez.

Y es que 21 gramos es una gran película, trágica hasta lo indecible, poderosa, dolorosa y humana como pocas. El primer fotograma es toda una declaración de intenciones, con Sean Penn sentado al borde de una cama donde duerme desnuda la bellísima Naomi Watts, y un silencio sepulcral que encierra dolor. Una caja de pandora en la que se han metido tres vidas desconocidas entre sí pero unidas por la fatalidad del destino. Un hombre enfermo (Penn), que espera un trasplante de corazón y que ve como su vida y su matrimonio se acaban, un ex presidiario (del Toro) ahora reconvertido y religioso, amante de su familia, y una mujer (Watts) feliz con su marido y sus dos hijas. Un accidente trunca esas vidas y las cambia para siempre, para unos en forma de segunda oportunidad, para otros como la evidencia de un perdón imposible, para otros el más inconcebible de los dramas.

Tremebunda, genial, narrativamente perfecta, un puzzle que se pone a disposición del espectador y cuyas piezas van encajando a medida avanza el metraje mediante un meticuloso y magnífico montaje. Y por supuesto, imposible no hablar de unos actores que rozan el cielo en su actuación. Sean Penn presenta su candidatura a uno de los mejores actores de estos comienzos del siglo XXI, interpretando a ese enfermo de corazón que ve su vida terminar y al que un giro inesperado le devuelve la razón de su existencia y una segunda oportunidad. Benicio del Toro, el ex presidiario, o la búsqueda de la redención en un hombre que lo da todo por su familia, pero al que ese accidente de coche le recuerda la condición de castigado por la eternidad y acaso por un Dios inclemente en el que ya no sabe si creer. Una actuación soberbia, que me recordó al grandísimo actor que vi en Traffic. Y Naomi Watts, mujer hermosa que lo tiene todo y que todo lo pierde del día a la noche: "Dicen que la vida sigue, pero no es verdad... la vida ya no sigue de la misma manera". De alguna manera, Watts consigue enamorar a la cámara a pesar de su desgracia, su personaje nos muestra un alma desnuda y rota en mil pedazos, y lo hace tan bien que resulta imposible imaginar a cualquier otra en su papel.

Deprimente y brillante, buenos diálogos y mejor guión. Iñárritu retrata la América profunda y nos mete de lleno en el drama humano, en la desgracia de la vida, y lo hace como nadie. Una película sobresaliente, una de esas que sabes que con el paso de los años envejecerá como el buen vino y será, indiscutiblemente, un referente a tener en cuenta. "Dicen que todos perdemos 21 gramos al morir, el peso de cinco monedas de cinco centavos, el peso de una chocolatina, el peso de un colibrí... o quizá, el peso del alma".
------------------------------------------------------------------
21 grams. Estados Unidos. 2003. 125'.
Director: Alejandro González Iñárritu.
Guión: Guillermo Arriaga.
Música: Gustavo Santaolalla.
Fotografía: Rodrigo Prieto.
Montaje: Stephen Mirrione.
Intérpretes: Sean Penn (Paul), Benicio Del Toro (Jack Jordan), Naomi Watts (Christina), Charlotte Gainsbourg (Mary Rivers), Melissa Leo (Marianne Jordan)
Puntuación: 9

14 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Peter dijo...

Vaya, pensaba que no iba a ser el primero en decir algo sobre la peli, pero veo que quien se me había adelantado eran spammers xD.

Impresionante 21 gramos. Cualquier cosa que baje de ahí se queda corta. A lo mejor se le puede reprochar lo perdido que uno va al principio, con eso del montaje fragmentado, pero para mí es más una ventaja que un inconveniente. Sí, los tres actores se salen, pero yo me quedo con Naomi Watts. Me tuvo de nudo en el estómago a nudo en el estómago y tiro porque me toca. Por no hablar de la estética de la película, a veces pulcra y a veces más sucia que mi ojete peludo. Che, que molt bona.

Meteora dijo...

...pues yo en el cine me gusto y poco más... para nada ha pasado nunca a ser una de esas pelis que considero favoritas y ni siquiera soy capaz de recomendarla...

amores perros era increible.. y para mi esto es amores perros 2: el retorno ( o como meterle la misma historia a los yankees)..

lo que más me gusta tal vez sea el montaje, que aunque poco novedoso es bastante apropiado para la historia y la selección de una película negativa bastante sensible que hace que haya mucho granulo y que incluso en situaciones de poca luz las fuentes de la misma aparezcan totalmente quemadas...

no sé...buena a la par que intrascendente...en amores perros ya quedo todo dicho.


pd: tio.... INCREIBLE una historia de violencia...INCREIBLE

BlitzKrieg dijo...

Suscribo lo de Pedro (sí, me apetecía decir "suscribo", por eso lo digo otra vez :D).
A mí esta película me gusto 4000000000000000000000000 y 1 veces más que Amores perros.. quizá no la encarara bien, quizá la dudosa partipación de Goya Toledo le puso la guinda, pero bueno, que se le va a hacer...

Sus dijo...

He de decir que esta película me encantó, pero que inverosímil es un rato. Y largo.

Lo que más me sorprendió (creo que esto ya lo he dicho en algún sitio) es la actuación de N Watts. La conocía de "The Ring" y no tenía una especial predilección por ella, sino todo lo contrario. En 21 gramos (en V.O), en cambio, la descubrí. Sean Penn es grande, así que de él no añado nada.

Y sí, el montaje cojonudo.

PD: Jordi, conoces "La chica del puente"? Muy buena. Recomendada queda.
PD2: "Ojete peludo". Marca de la casa, jajaja ;)

Jordi dijo...

La he visto, buena película, sí señor... Aún tengo grabada la escena del lanzamiento de cuchillos, con una canción francesa (creo) de fondo que me gustaría volver a oír :)

o'fucking-k dijo...

..justo eso... inverosimil...demasiado inverosimil...

Jordi dijo...

Ya he visto "Una historia de violencia", el próximo post no se hará esperar...

Peter dijo...

No sé yo qué manía le entra a la gente con lo de la verosimilitud de las películas...para mí la magia de esta película reside en poder contar algo totalmente increíble (vamos, que estoy de acuerdo en que esa confluencia ni de coña se podría dar en la vida real) y, aún sabiéndolo, que nos aparezca como real. Creo que me contradigo, pero me la pela xD.

Sus dijo...

La fotografía de esa peli ("La fille sur le pont") es impresionante. Es imposible que no llame la atención al verla...

Lo de la inverosimilitud no es una manía ni nada así, es simplemente algo que pensé al salir del cine. La probabilidad de que sucediera eso era casi negativa. Pero eso no implica que la peli no me pareciera muy buena. Simplemente era un dato.

PD: Me voy a ver "Advise and Consent". Y tal.

Charly dijo...

Hablando de peliculas inverosimiles, ayer vi en el cine Charlie y la fabrica de chocolate, y me gusto mucho. Es la primera vez que voy al cine en italia. Me apetecia comentarlo. Nada mas. La proxima, La tigra e la neve, la nueva de Benigni.

Peter dijo...

Me cago en chal·li y la fábrica de drogolate Ò_Ó

corde dijo...

Bueno, ando un poco perdido ultimamente y me conecto poco, pero más vale tarde que nunca. Buenísima la peli, me encantó. Para mi, mejor q Amores Perros (que es otro peliculón). Soberbios los actores. De Sean Penn y Benicio del Toro ya lo sabíamos, pero Naomi Watts es un sorpresón.
Esta noche veré Una historia de Violencia o Flores Rotas (la última de Bill Murray, con una gran crítica). Quería ver El Aura, pero solo está en dos de nuestros grandes cines de tropecientas salas. Y a Torrente le reservaban 4...