lunes, marzo 20, 2006

Cargo




Creo ya haber mencionado alguna vez por estos posts la influencia de las expectativas en el espectador. Uno nunca acude a ver una película con el mismo interés o ilusión que lo hace con otra, sea por su reparto, la mano responsable que hay tras ella o las referencias que le han sido facilitadas previa visualización de la misma. Huelga decirlo, hay veces que uno no se encuentra con especial disposición a sentarse en la sala oscura 90 minutos o lo hace a regañadientes. Tras un largo tiempo de acudir regularmente a estrenos de mayor o menor calidad pero siempre con un mínimo de decencia, un viernes noche fatídico topé con Cargo, y me recordó lo que era el sabor de la indiferencia, la decepción, y el nerviosismo en la butaca. No fue un reencuentro bonito.

Cargo parte de un tridente actoral que promete: Peter Mullan, Daniel Brühl y Luís Tosar. Los tres encabezan una cinta que además goza de la presencia en sus créditos de uno de los guionistas más reconocidos a nivel europeo: Paul Laverty, habitual de Ken Loach. Con estos elementos el debutante Clive Gordon tenía más que suficiente para hacer un thriller apasionante o cuanto menos que mantuviera aspectos interesantes de cara a la galería, un producto decente como mínimo. Pero una vez más se demuestra que en el cine todo es posible y si era poco probable meter la pata, resulta cuanto menos fascinante comprobar como el equipo de Cargo en su totalidad lo hace y hasta el fondo. No sólo se trata de un mal trabajo dirección, incapaz de dotar cualquier atisbo de emoción a la historia o potenciar el enorme talento de los tres protagonistas, sino que se trata de un texto absolutamente chirriante, vulgar y confuso que ni da profundidad a los personajes, ni sabe empezar, desarrollar o acabar el argumento que nos cuenta. No se entiende, por tanto, el patinazo del autor que escribiera Mi nombre es Joe o La canción de Carla. No se entiende tampoco que Peter Mullan, uno de los mejores actores europeos, se pase toda la película con la misma cara de tonto que descarga completamente de misterio su personaje del siniestro capitán Brookes o no se entiende que Luís Tosar pase tan desapercibido ni que Daniel Brühl nos resulte, tras los créditos finales, tan indiferente.

La película de Clive Gordon tiene la extraña habilidad de mantenerse tan distante del espectador que este nunca será capaz de sentir alguna implicación o interés por una historia que abre múltiples interrogantes para luego no cerrar la gran mayoría de ellos. El principal defecto de Cargo es que pretende ser tensa y acaba resultando irritante, sentimiento acrecentado con falsas situaciones de misterio o inquietud propias de películas de serie B o con los continuos y atronadores carreteos de los loros que pueblan la bodega del barco. Dejando por lo increíble de las situaciones dadas en pantalla como el menos detestable de sus defectos, cuesta imaginar un tedio mayor o una película en que la locura que aborda a un grupo de personas en condiciones extremas y su más que improbable redención como seres humanos esté peor tratado. Uno vuelve a casa pensando cómo es posible hacer tan confuso de algo tan sencillo como lo que se cuenta, lo que se agrava cuando descubrimos que el guión fue descargado de los tintes políticos y sociales de que constaba el texto original para acabar siendo el trhiller insulso y mediocre que es. Incomprensible.

Lo mejor que se puede decir de Cargo es, por tanto, que se olvida en 5 minutos y que con toda probabilidad pase sin pena ni gloria por la cartelera. Lástima de producción europea que pudo haber sacado lo mejor de los mejores, lástima de oportunidad perdida y de reconciliar la calidad con la taquilla, lástima de mancha en el excelente currículum de sus tres cabezas de cartel y que ahoga cualquier expectativa positiva en las mismas aguas en que navega el enorme carguero Gull.
----------------------------------------------------------------------------
Cargo. España, Reino Unido y Suecia. 2005. 90'.
Dirección: Clive Gordon.
Guión: Paul Laverty.
Música: Sergio Moure y Stephen Warbeck.
Fotografía: Sean Bobbitt.
Montaje: Fernando Franco.
Dirección artística: Jordi Yrla.
Vestuario: Bina Daigeler.
Puntuación: 3
Sigue navegando en la red...
http://www.labutaca.net/films/34/cargo.htm (sobre la peli)
http://www.cargo-themovie.com/ (página web oficial)
http://www.elmundo.es/metropoli/2006/03/10/cine/1141945204.html (entrevista a Peter Mullan)
http://es.wikipedia.org/wiki/Daniel_Brühl (sobre Daniel Brühl)
http://www.rebelion.org/cultura/paullaverty240403.htm (entrevista a Paul Laverty)
http://www.nuestrocine.com/personal.asp?idpersona=508 (sobre Luís Tosar)

9 comentarios:

laura dijo...

Película inverosímil. Bien vendida, eso sí.

Anónimo dijo...

Solo necesité a Luis Tosar hablando de la película en Buenafuente para darme cuenta de lo mala que era. Yo creo que no le había gustado ni a él...

Aguiló.

Anónimo dijo...

A propósito de películas malas... No hay películas que son tan malas que os gustan?? Es decir, alguna película muy mala por la que tengáis simpatía y no sabéis por que. Va, que vayan saliendo...

Aguiló.

Jordi dijo...

Desde luego... Shaolin Soccer sería una, sin duda.

o'fucking-k dijo...

hombre...si considerais zoolanderm ala (cosa que yo nunca haria en esta vida)... pues zoolander...amo esa pelicula

Anónimo dijo...

No, pero tú crees que es buena (no he visto una película). Hablo de películas que sabes que son malas malas, pero que te gustan, les tienes cariño sin saber muy bien por qué...

A mi me pasa con "Golpe en la pequeña china". La ví en Milán. Malísima, pero es tan mala, que te partes. Se autoparodia...

P.D. - Sigo pensando en más...

Aguiló.

laura dijo...

Todas las de Loca Academia de Policía. Las evo con mi padre y me parto... ¡y mira que son malas!... ¡y mira que hay!

Anónimo dijo...

Jajaja, estoy de acuerdo. Ya las había olvidado... Me encanta el loco de las armas, era mi favorito... Como se llamaba??

Aguiló.

laura dijo...

No sé, pero la voz molaba un huevo y siempre he sostenido que se parece a Bono el de U2...