miércoles, noviembre 15, 2006

Hijos de los hombres




Esta es posiblemente la crítica más difícil de realizar de cuantas he hecho. Este dato ya debería decir bastante en favor de Hijos de los hombres, una película compleja, con grandes destellos de calidad tras la cámara y poco margen para mi locura. Por eso ya pido perdón de antemano a mi psiquiatra por no desfasar.

Mentiría si afirmara ser admirador de Alfonso Cuarón, director del film, puesto que solo he visto de sus películas Harry Potter y el prisionero de Azkaban, la cual probablemente haya sido moneda de cambio para este proyecto. Por suerte es la única de Harry Potter que no me he dormido. Así que sólo puedo decir que acudí al cine con las buenas críticas que habían llegado a mis oídos y me encontré gratamente sorprendido. Hijos de los hombres debe sus excelentes resultados en pantalla a la buena mano de Cuarón, que ha sabido combinar una dirección impecable junto con la adopción de notables riesgos tras la cámara. Los puntos álgidos de la película han sido rodados con espectaculares (y no por efectos digitales) planos secuencia.

Y llegado este punto debo descubrirme muy especialmente ante un plano secuencia cercano a los 10 minutos en los que la cámara sigue las acciones de Theo (Clive Owen) mientras se ve devorado por la erupción del conflicto bélico en las calles de una demacrada ciudad de inmigrantes británica. La secuencia reviste una gran complejidad en efectos especiales y tensión dramática, por lo que no se limita a un aburrido plano secuencia en el que la cámara apenas se desplaza unos metros, la película merce la pena sólo por ver este momento. Pero no se trata de una secuencia aislada sino que diversos momentos clave son narrados de igual forma y con idéntica destreza por Cuarón.

Por cierto que casi mejor si comento brevemente la trama, puesto que se trata del punto más flojo de la cinta. Hijos de los hombres nos emplaza en el año 2027, 18 años desde que naciera el último humano poor causas desconocidas. Se intuye el caos imperante en el mundo y el decadente Reino Unido en el que casi la mayoría de la población forma parte de los "fugis" (refugiados), terriblemente perseguidos y marginados por el gobierno británico. Sin embargo, el contexto presentado adolece de muchas incógnitas que no son resueltas en la película, que quizá se centre demasiado en la historia de Theo y Kee.



También merecen su mención honorífica el buen hacer del elenco de actores, pese a qe en su mayoría son grandes desconocidos para el gran público. No obstante, en la película podremos reconocer rostros como los de Peter Mullan, Michael Caine o Julianne Moore. Pero el protagonista indiscutible es Clive Owen, que en los últimos años se está abriendo un importante hueco con sus apariciones en films como Sin City, Plan Oculto o la propia Hijos de los hombres.

Por último de todo cabe comentar que, pese a tratarse eminentemente de un drama, Hijos de los hombres incluye importantes dosis de buen humor negro que puede salpicar incluso a la persecución más angustiosa, algo que considero un importante acierto. Y solo me queda pedir que no comente nada el usuario anónimo y que Jordi no me envíe a Ling-ling a casa en venganza por la tardanza.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hijos de los hombres (Children of men). Reino Unido y USA. 2006. 109'.
Director: Alfonso Cuarón.
Guión: Alfonso Cuarón, Timothy J. Sexton, David Arata, Mark Fergus y Hank Ostby; basado en la novela Children of men de P.D. James.
Fotografía: Emmanuelle Lubezki.
Montaje: Alex Rodríguez y Alfonso Cuarón.
Música: John Tavener.
Diseño de producción: Jim Clay y Geoffrey Kirkland.
Vestuario: Jany Temime.
Intérpretes: Clive Owen (Theo), Julianne Moore (Julian), Michael Caine (Jasper), Chiwetel Ejiofor (Luke), Charlie Hunnam (Patrick), Claire-Hope Ashitey (Kee), Peter Mullan (Syd).
Puntuación: 8
Si consigues escapar del campo de refugiados...
http://www.labutaca.net/films/44/childrenofmen.htm (sobre la peli)
http://bango.blogia.com/2006/110701-los-hijos-de-los-hombres-desgarradora-vision-del-futuro-de-la-humanidad-con-la-r.php (crítica de la peli)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article3218.html (más críticas de la peli)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1961.html (sobre Alfonso Cuarón)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article2284.html (sobre Clive Owen)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1470.html (sobre Julianne Moore)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1518.html (sobre Michael Caine)

4 comentarios:

Jordi dijo...

No sé ni por dónde empezar...

Es mucho mejor en su forma que en su contenido. La historia cojea de varios lados, le falta una resolución y más datos (todo hay que decirlo, se basa en la novela de P.D. James que habría que leer). Desde luego, yo no recuerdo haber visto en ninguna otra película varios planos-secuencia de tal calibre, cine en mayúsculas que te deja boquiabierto y simplemente pensando "cómo coño lo ha hecho". El último gran plano-secuencia que recuerdo en el cine fue el inicial de Ojos de Serpiente, tan impresionante que hace imposible suspender una película que a partir de ahí va a menos. El caso de Hijos de los hombres es mucho mayor.

Con un gran pulso narrativo, Cuarón construye la que sin duda debió ser la película de su vida, tal como la tenía en su mente, un concepto de cine a partir de escenas largas y sin cortes, de una planificación extrema que no admiten ningún error y cuyo resultado es, sencillamente, impresionante. La tensión es extrema en cualquiera de los ejemplos citados, y la angustia constante en el espectador que, de paso, se lleva un golpe bajo a su conciencia.

Es imposible hablar de Hijos de los hombres sin citar sus tres grandes escenas.
1. La emboscada. Eclipsada por la que vendrá hacia el desenlace (la más grande, sin duda), pero igualmente brillante. La cámara nunca sale del coche desde que este encuentra la trampa en medio de la carretera y comienza la marcha atrás mientras son rodeados por una marabunta de asaltantes. La tensión de ese momento de la película es brutal, y se siente la muerte acosando a los ocupantes en el interior del vehículo en el que somos uno más.

2. El parto. Otro plano-secuencia brillante. Con la mínima iluminación y los mínimos movimientos de cámara, menos espectacular pero también de una complejidad extrema. Algunos blogs de internet incluso apuntaron que podría haber sido filmado tal cual. Nos decantamos más por la recreación digital del recién nacido.

3. El desenlace. Theo y Kee atravesando un gheto en plena guerra. Es una escena para el recuerdo, una lección de cine que además deja en ridículo a muchos intentos de cine bélico que circulan por ahí. Rodar una escena de semejante envergadura es un trabajo titánico que además requiere una coordinación exagerada. Hay que verla. Pregunta al aire ¿son accidentales las manchas de sangre que salpican la cámara a mitad escena?

Pero lo mejor es que la mayoría de sus escenas, plano-secuencia o no manifiestan cuidado y mimo por parte de su creador, como si fuera la última que fuera a hacer. Nada es casual, nada es anecdótico, todo está ahí por alguna razón.

Una escena más que no se me puede pasar por alto: Theo en primer plano, escondido tras la pared, mientras al fondo, en un segundo plano, Jasper cuenta a sus invitados la dramática historia de su amigo. Genial.

Jordi dijo...

Joer, casi más largo que la crítica... Pero había mucho que decir.

Silver Sack dijo...

Se te ha visto con ganas de haber hecho la crítica jajaja

Jordi dijo...

Qué grande es el Youtube... aquí 3 de las mejores escenas de la película. La segunda es el inicio de la emboscada de la que he hablado antes...

http://www.youtube.com/watch?v=dfrDETIhAIY