jueves, abril 19, 2007

Cinelandia: año III

Ya no recuerdo cómo empezó todo. Cómo el primer impulso saltó de la pantalla y atravesó la retina para convertirse en sentimiento. Olvidar los momentos físicos y retener escenas, imágenes, fotogramas, señales de vida en celuloide, retratos fugaces e inolvidables. El cine corre al lado de la vida como arte predestinado a llenar vacío humano. No estuvo allí antes que los otros, pero era para bien o mal la pletórica conjugación de los otros, la confirmación de que la inspiración del hombre era capaz de aproximarse tanto a la brillantez como a la aberración. No pocos ejemplos dan fe.

Llego al año III de un pequeño homenaje. Hace dos años y un día era un trabajo opcional de una asignatura para probar el dominio sobre las nuevos medios informativos en Internet. Hoy es una pasión volcada en una bitácora entre miles de bitácoras y miles de motivaciones. La del aquí leído siempre fue el cine sin límites, cine en cualquier versión, idioma y época. Sólo así se puede entender un arte, como conjunto de particularidades y no una particularidad en su conjunto. El cine entendido como toda la historia del mundo en imágenes, todos los besos robados, impuros, castos, eternos... ráfagas que te sorprenden y conmocionan, golpes de efecto, trampas vacuas y malabarismos con que sorprender y engañar al espectador. Aburrimiento, ostracismo, resignación, decepción... o felicidad que traspasa la delgada línea entre la ficción y la realidad. Escenario utópico de dementes confesiones o sueños imposibles, de formular deseos que por fin se cumplen ante nuestros ojos, abriendo perversiones sublimadas hasta entonces y ahora desbocadas por la pantalla para regocijo y/o satisfacción libidinosa. Cine es mito hecho de mitos. Dioses y monstruos, héroes y villanos creíbles e increíbles, patéticos, locos indomables que destruyen cuanto hay a su alrededor, bufones y chulos de discoteca, musas y artistas en crisis, otros que quieren serlo y entrar en sus cabezas, bellezas deslumbrantes e imperfectas de las que enamorarse, viscosos seres repulsivos a los que odiar...

El día que recordé la mirada de Kidman en el espejo y Chris Isaak cantaba aquello de Baby did a bad bad thing, el día que me rendí a la poesía de Malick o la maliciosa mente de Hitchcock, el que Kurosawa me hizo creer en el honor sin sandeces, o aquel en que Fellini provocó mi asco ante la orgía de patetismo de la clase alta romana; el día que Godard rompió las reglas del juego, el que Audrey Hepburn mostró su insultantemente perfecta belleza, aquel que Dean descubrió petróleo en su diminuto terreno o en el que Tarantino me provocó pero sólo un poco menos que Peckinpah... ese día aprendí a amar el cine. Fue sin querer, pero ahora ya sé que quiero: este es un pequeño homenaje al amor de mi vida.

4 comentarios:

Jordi dijo...

Las fotos corresponden a:

- "Corre Lola corre" (Tom Tykwer)
- "De aquí a la eternidad" (Fred Zinnemann)
- "Solaris" (Steven Soderbergh)
- "La playa" (Danny Boyle)
- "La delgada línea roja" (Terrence Malick)
- "Lolita" (Adrian Lyne)
- "Dioses y monstruos" (Bill Condon)
- Keanu Reeves (como Neo)
- Gert Fröbe (como Auric Goldfinger, en "James Bond contra Goldfinger")
- "Aguirre, la cólera de Dios" (Werner Herzog)
- Jaques Tati en "Día de fiesta" (Jacques Tati)
- "Fiebre del sábado noche"(John Badham)
- Woody Allen
- Virginie Ledoyen en "La playa" (Danny Boyle)
- "La cosa" (John Carpenter)
- "Eyes Wide Shut"(Stanley Kubrick)
- "Días del cielo"(Terrence Malick)
- Cartel de "La Soga" (Alfred Hitchcock)
- "Los 7 samuráis" (Akira Kurosawa)
- Audrey Hepburn
- "Gigante" (George Stevens)
- "Reservoir dogs" (Quentin Tarantino)
- "Grupo Salvaje" (Sam Peckinpah)

Un rincón apartado dijo...

¡Felicidades! Por muchos años más

JR

manel dijo...

Enhorabuena!!

No cambieis nunca, vuestro blog es uno de los mejores para alegrar el dia.

Lau dijo...

Feliz Aniversario. Per molts anys ;)