sábado, abril 21, 2007

Las colinas tienen ojos



La típica familia de clase media-alta americana conduce su caravana por desierto profundo. Se han desviado de su ruta de camino a Los Ángeles, pero ha sido intencionadamente:"Big Bob", cabeza de familia y respetable policía, y su conservadora y religiosa esposa Eithel han heredado unas minas de plata de una difunta tía y quieren visitarla. En una gasolinera, un extraño anciano les advierte de olvidarse de esas minas ya explotadas y abandonadas, instándoles a continuar su camino.

Llegados a ese punto y sabedores de que hablamos de un clásico de culto del terror (y revisitado por Alexandre Aja en su remake de 2006), intuimos el peligro latente y, lo que es más temible, su cercanía. Las colinas tienen ojos era la segunda película de Craven tras La última casa a la izquierda y, en ella, este ex profesor de humanidades daba rienda suelta a toda su perversidad y crueldad como armas contra la modélica familia norteamericana. Las colinas tienen ojos se adhirió a otros títulos de los 70 como La matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974) o Zombi (George A. Romero, 1978) e impulsó una renovación del terror en el cine americano tras unos 60 que habían sido época dorada de la Hammer británica y el cine giallo italiano. Con su sugestivo título, Las colinas tienen ojos hacía referencia al mal oculto entre las colinas que envuelven la inmensa estepa desértica en la que los Carter se ven obligados a permanecer tras el clásico desafortunado accidente. Ese mal es tan inusual como terrorífico: una familia de descarriados, estirpe de personas monstruosas que hubiera hecho las delicias de Tod Browning. Júpiter es su malévolo líder y cabeza de familia (diametralmente opuesto al ejemplar "Big Bob"), un ser extraordinario que nació con un tamaño descomunal y destinado a hacer el mal sin concesiones. Cuando Júpiter y su deleznable clan de mutantes divisan la desamparada situación de los Carter al pie de las colinas que habitan, no tardan en identificarlos como futura carnaza.



Las virtudes que hacen de Las colinas tienen ojos una tan interesante como inquietante película pasan por escenificar un sangriento enfrentamiento entre dos clases sociales opuestas y hacerlo con una creciente sensación de angustia. Se trata de una lucha a muerte, por la supervivencia de una de las dos familias sin mostrar la superioridad de ninguna sobre la otra. Si bien los Carter se muestran al principio indefensos y desconcertados ante el ataque de los de Júpiter, la reacción no tarda en hacerse obligada y habrán de recurrir a la inteligencia para superar a sus adversarios. Entre ellos, el más logrado es Michael Berryman como Plutón, cuyo aspecto terrorífico consigue que su presencia sea la más perturbadora (hasta el punto de ser cabeza visible en el cartel de la película). La bestialidad y animalidad de su físico y su personaje se imponen en escenas espeluznantes (como la violación a la menor de las Carter) en un papel de Plutón le valio para, desde entonces, ser uno de los actores fetiches del género, con especial asiduidad a la serie B.

Las colinas tienen ojos es una demostración de la pericia de Craven para crear una atmósfera hostil que va incrementándose hasta el inevitable estallido de violencia. Pese a que son mayores sus logros en un guión de posibilidades algo reducidas, Craven las rentabiliza al máximo y decide acabar la película contundentemente: un plano que significa toda la ira de la venganza. Sin embargo, no deja de ser una solución fácil y una conclusión netamente tajante, donde quedan demasiadas cosas abiertas para dejarlo ahí. Pese a que la película no queda bien cerrada, Las colinas tienen ojos acaba resultando de lo más interesante y ofrece más de una lectura bajo su humor negro y sorna. Y lo mejor: que sigue dando miedo tres décadas después.
---------------------------------------------------------------------------------
The hills have eyes. Estados Unidos. 1977. 89'.
Director: Wes Craven.
Guión: Wes Craven.
Fotografía: Eric Saarinen.
Música: Don Peake.
Producción: Peter Locke.
Intérpretes: Susan Lanier (Brenda Carter), Robert Houston (Bobby Carter), Martin Speer (Doug Wood), Dee Wallace-Stone (Lynne Wood), Russ Grieve ("Big Bob" Carter), John Steadman (Fred), James Whitworth (Júpiter), Virginia Vincent (Ethel Carter), Lance Gordon (Marte), Michael Berryman (Plutón), Janus Blythe (Rubí).
Puntuación: 7
Detrás de las colinas...
http://www.lacoctelera.com/int/post/2005/09/11/las-colinas-tienen-ojos (sobre la peli)
http://horasdeoscuridad.blogspot.com/2006/04/resea-las-colinas-tienen-ojos-1977.html (sobre la peli)
http://www.labutaca.net/films/41/lascolinastienenojos.htm (sobre el remake)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article2532.html (sobre Wes Craven)
http://en.wikipedia.org/wiki/Michael_Berryman (sobre Michael Berryman)

2 comentarios:

BlitzKrieg dijo...

Con ese nombre dónde van?

BlitzKrieg dijo...

Quién me iba a decir que acabaría comentando seriamente esta película...

Pero yo he visto la nueva. No sé, me ha parecido entretenida... es asquerosa, pero no al nivel de otras como Hostel (no sé qué hago viendo dos así seguidas), y no te aburre en demasía. No sé, me ha hecho gracia y tal.