miércoles, septiembre 12, 2007

Grindhouse: Death Proof



En la última década, cada nueva película de Tarantino ha sido celebrada con un gran acontecimiento cinematográfico. No es para menos. Después del estreno de la olvidada e infravalorada Jackie Brown (1997), el de Knoxville tardó nada menos que seis años en volver a aprecer. Su regreso fue, sin duda, una nueva demostración de lo que el director era capaz. Kill Bill, en sus dos mitades, ofreció una espléndida muestra de su capacidad para crear un imaginario visual auténtico y exclusivo del sello Tarantino sin, por supuesto, dejar de partir de la más absoluta referencialidad.

Death Proof es, más que nunca, un festival de la referencialidad. Un puzzle de homenajes que se reparten por todos y cada una de sus imágenes, el homenaje entre homenajes que Quentin Tarantino haya realizado a su cúmulo de cultura cinematográfica y musical. Algunos de estos tributos son especialmente brillantes (la escena en la que el asesino "especialista Mike" saca fotos de las chicas desde lejos es tomada, música inclusive, de El pájaro de las plumas de cristal, obra de Dario Argento estandarte del cine giallo), otros están escondidos (la matrícula de Mike es la misma que la del coche de Frank Bullit) y con otros uno no puede dejar de preguntarse cómo han llegado hasta ahí ni por qué motivo (hablo del póster de El límite del amor que aparece en una de las localizaciones, cartel en que se distinguen a Charo López y Juan Luis Galiardo como protagonistas y en el que incluso se puede distinguir la palabra "Moncada").
El caso que en ese universo de referencialidad constante y por doquier, nadie le puede negar la riqueza de las imágenes que Tarantino filma para Death Proof, como nadie se lo había negado con ninguna de sus obras hasta la fecha. Ahora bien, esto no es óbice para reconocer que Death Proof es, hasta la fecha, su película más sencilla y menos inspirada, un slasher de carretera que sigue bebiendo de numerosas fuentes, pero que es incapaz de generar un universo visual de la riqueza de Kill Bill o Pulp Fiction, y ni mucho menos de alcanzar la pericia narrativa de esta última.

Aquí el verdadero espectáculo está en asistir a la mejor recuperación que Tarantino haya hecho de una vieja gloria del cine: Kurt Russell se suma a una lista en la que ya figuraban gente como John Travolta, Pam Grier o David Carradine. Russell disfruta como nunca con un papel que le viene como un traje a medida. Tanto es así que su personaje "stuntman Mike" es lo más memorable de la película, un carismático asesino de no menos carismático tupé, chupa colmada de pegatinas y enorme cicatriz que cruza su cara. Un aspecto extrañamente inquietante que se complementa con su terrorífico coche: un vehículo preparado para realizar acrobacias y choques de cine cuyo uso ha sido remodelado a gusto de las sádicas pretensiones de su conductor. El encanto del asesino interpretado por Russell consiste en tratar de parecer afable de cara a las chicas a las que pretende llevar a casa, para luego, una vez echado el pestillo, estremecerlas con su terrorífica carcajada.



Mike es uno de los mejores personajes incorporados por Tarantino a su obra, hasta el punto de que buena parte del carisma de Death Proof se centra en su (supuesto) personaje principal. El problema es que a mitad de película "stuntman Mike" desaparece (casi) por completo (y el casi es para que el espectador tenga que buscarlo entre los figurantes durante la segunda mitad del metraje). Cuando la película cambia de localización y cambia de grupo de chicas objeto de la perversa mirada del asesino, son ellas las que toman el relevo protagonista: Zoë Bell (doble de Uma Thurman en Kill Bill), Rosario Dawson, Tracie Thorns y Mary Elizabeth Winstead (hija de Willis en La jungla 4.0) paran a comprar algunas revistas y refrescos, hablan sobre tíos largo y tendido y se paran en una cafetería a rememorar viejas anécdotas, también largo y tendido. Demasiado largo y tendido. Sorprende en este punto que gran parte de esas conversaciones estén descargadas de referencialidad, homenaje o cultura/subcultura de cualquier tipo/subtipo, llegando a ser exasperante el momento en que se narra una anécdota de una foto cerca de una zanja en la que una de ellas calló, que nada nos interesa ni nada aporta al conjunto de la obra.
No es que sea injustificable que cuatro amigas hablen de cosas banales, sino que lo es el hecho de alargarlo en exceso y en detrimento de la desaparición del personaje con más fuerza que sólo volverá a tiempo para el gran duelo final. Incomprensible.

Death Proof es una obra menor de Tarantino, lo que en su caso sigue siendo una buena película. Sólo hay que recordar cualquiera de sus anteriores cinco películas para darse cuenta que reúnen más riqueza argumental, dialéctica y visual. En este caso lo mejor es contemplarla como el divertimento con clase que es, disfrutar del excelente repertorio musical de parte de la colección particular de discos de Quentin y jugar a buscar las pistas escondidas en cada rincón, cada fotograma...
--------------------------------------------------------------------------------
Grindhouse: Death Proof. Estados Unidos. 2007. 113'.
Director: Quentin Tarantino.
Guión: Quentin Tarantino.
Montaje: Sally Menke.
Fotografía: Quentin Tarantino.
Producción: Elizabeth Avellan, Robert Rodriguez, Erica Steinberg y Quentin Tarantino.
Diseño de producción: Steve Joyner y Caylah Eddleblute.
Vestuario: Nina Proctor.
Intérpretes: Kurt Russell (Stuntman Mike), Sydney Tamiia Poitier (Jungle Julia), Rosario Dawson (Abernathy), Vanessa Ferlito (Arlene), Jordan Ladd (Shanna), Rose McGowan (Pam), Tracie Thoms (Kim), Mary Elizabeth Winstead (Lee), Zoë Bell (Zoë), Omar Doom (Nate), Michael Bacall (Omar), Eli Roth (Dov), Quentin Tarantino (Warren), Monica Staggs (Lanna), Michael Parks (Earl).
Puntuación: 6,5
Ponte a prueba...
http://www.labutaca.net/films/53/grindhousedeathproof.htm (sobre la peli)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article3438.html (crítica de la peli)
http://www.grindhousemovie.net/ (web oficial de Grindhouse)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1681.html (sobre Quentin Tarantino)
http://es.wikipedia.org/wiki/Kurt_Russell (sobre Kurt Russell)
http://www.cinefantastico.com/entrevista.php?id=80 (entrevista a Quentin Tarantino)

4 comentarios:

aguiló dijo...

Tengo que decir que no me parece una obra menor. No será su mejor película, pero tampoco me parece "menor". Creo que tiene cosas muy buenas y otras no tanto. Empiezo...

La primera historia me parece que tiene una fuerza brutal. Te atrapa y no te suelta. El juego con las 4 mujeres (sobre todo Jungle Julia) es impresionante. De hecho, creo que es imposible no enamorarse de Jungle... Toda la escena del bar, que puede durar unos 30 minutos, es brillante. Y apenas pasa nada, pero es muy buena. Los diálogos, marca de la casa, vuelven a impresionar.

La segunda historia estoy de acuerdo en que pierde mucha fuerza. Y hasta la escena final tiene poco que decir. Además, menos Rosario... ¿Dawson?, creo que las otras no están a la altura.

Y también creo que te dejas dos partes importantes por comentar. El accidente de la primera parte y la persecucción de la segunda. Me parecen increíbles. Y he leído por ahí que Tarantino no lo había hecho nunca y aprendió y tal...

Jordi dijo...

Pues sí. El accidente con el que concluye la primera parte es bestial, y me encantó y sorprendió la triple versión del mismo. Luego la escena final es espectacular y además rodada a la antigua usanza. Realmente estoy de acuerdo en todo lo que dices, pero todo lo que la película pierde antes de ese gran duelo final es un bajón de ritmo, pretensiones e hipnotismo visual que nunca había visto en ninguna película de Tarantino. Si no es una obra menor, entonces sí que la veo como la menos interesante que hasta la fecha nos ha dado.

Anónimo dijo...

Gonzo:

Me parece la tipica pelicula de alguien que tiene nombre en el mundillo y que aunque es una bazofia solo por el hecho de haber tenido obras mayores esta se considera buena.

A mi parecer la pelicula se resume en esto: una hora y 20 minutos de tias de palique hablando de cosas que no interesan a nadie. Durante esa hora y veinte minutos observamos ademas todo tipo de planos y secuencias realizadas con el unico fin de dejar claro las perversiones de Tarantino (planos de pies... lap dance.. alcohol.. drogas..) sonara mal pero xa mi es la pelicula con la que el Sr. Tarantino se tocara en sus ratos libres.

Nunca antes me aburri tanto en una hora y veinte minutos.

Pues a ese bodrio le sumas 20 minutos de accion excelentes, un primer accidente repetido 4 veces para indicarnos el final de cada una de ellas (accidente que disfrute al maximo ya que ya no soportaba a ninguna de ellas).

Mas adelante tras otro increible rollazo entre tias una persecucion que cambia de tornas a la vieja ausanza, impresionante, y solo por el toston que me habian metido creo q lo disfrute, ya que no pare de reirme como un enfermo mental.

Supongo que reir por no llorar.

Y Russell es lo mejor de la pelicula, prefiero seguir recordandolo como Jack Burton, o Serpiente Plisken...

Sus dijo...

A mì la pelìcula me divertiò muchìsimo. Acabé soltando una carcajada a la vez que Rosario Dawson soltaba su sùper patada vertical. Un 10 para el final (previsible pero bueno).

Una de las mejores escenas es la del accidente, momento que considero el punto central de la pelìcula (en lo que al tiempo se refiere), y seguramente lo sea no sòlo por la espectacularidad fruto del montaje sino porque el principio de la pelìcula (hasta que VEMOS a stuntman Mike en la barra comiendo los nachos) es muuuuy lento. Le cuesta arrancar, (aunque precisamente empiece con uno de los famosos, largos y brillantes diàlogos de Tarantino).

Para mì, la peor actuaciòn de las chicas, la de Zoe Bell. Y la mejor figura Russell/stuntman Mike.

Una pelìcula divertida, con muuuuchas (auto)referencias (nadie ha comentado la de Zatoichi! me morìa de la risa) que hay que ver.