viernes, mayo 09, 2008

Tu cara me suena (IV): Michael Madsen



Soy devoto de esa frente arrugada, de esa mirada que tanto te parece que te perdona la vida como que te mira con toda la indiferencia del mundo. Soy devoto de su tupé engominado y su aspecto, que según el día y la película se asemeja al de un chulo, un imitador de Elvis venido a menos o un miembro acomodado en las capas medias de la mafia. En el recuento que Imdb hace de su filmografía (incluyendo desde actuaciones a doblajes pasando por episodios para televisión), la suma da más de 150 intervenciones a su espalda. Una cifra estratosférica para un actor que aún no alcanza los 50 años y al que resulta difícil recordarle en un solo papel protagonista, pero que ha sabido erigirse como uno de esos grandes secundarios que han tocado el cielo sin ser estrella.
Michael Madsen se las sabe todas. Ha toreado en todas las plazas y alguna vez hasta ha cortado una oreja (lo siento, no he podido resistirme). Sí, Reservoir Dogs (Quentin Tarantino, 1992) y el Stuck in the middle with you de los Stealers Wheel le dieron la merecida inmortalidad como el Señor Rubio. Y Michael se lo tiene tan agradecido a Quentin desde entonces que el director es el padrino de dos de sus cinco retoños. Pero no sólo del Señor Rubio ha vivido Michael Madsen. Si me dejan tres párrafos más, les convenceré de que se puede hasta dudar en qué película debería quedar para el recuerdo, que hay de donde elegir.



Tras su debut en el cine tan solo un año antes, Michael Madsen participó en 1983 en Juegos de guerra (WarGames, John Badham), película de inherente encanto ochentero y un jovencísimo Matthew Broderick como hacker que descubría una realidad alternativa en la puerta de atrás. También en 1983 y como dato curioso, intervino en un episodio piloto de Diner, la versión televisiva que intentaba prolongar el éxito que había cosechado la película de Barry Levinson un año antes, en la que cinco veinteañeros de Baltimore se refugian en su cafetería favorita para hablar, recordar los buenos momentos, o inventar nuevos. En la versión televisiva, Madsen hacía el papel de Boogie, interpretado por Mickey Rourke en la película. Inescrutables los caminos del celuloide, Madsen y Rourke se encontrarían 23 años después en Sin City (Robert Rodríguez y Frank Miller, 2005).

A principios de los 90 y un año antes de cortarle la oreja a aquel policía, fue Tom Baker en The Doors (Oliver Stone, 1991), compañero de juergas de Jim Morrison, y actor que, en la vida real, actuó para Andy Warhol en I, A Man (1967). El mismo año fue el novio buenazo y rechazado de Louise (Susan Sarandon) en Thelma & Louise (Ridley Scott), éxito que engancharía dos años más tarde con otro taquillazo, Liberad a Willy (Simon Wincer, 1993). Para Species (Roger Donaldson, 1995), la cara de Madsen ya empezaba a resultar familiar, y en susodicha película formó equipo con Ben Kingsley, Forest Withaker y Alfred Molina para intentar detener a aquella espectacular alienígena que era Natasha Henstridge. Pero es en 1997 cuando llega uno de los mejores, si no el mejor papel de su carrera. Hablo de Donnie Brasco (Mike Newell), excelente drama de cine de gangsters que pasó incomprensiblemente desapercibido en su día. Allí Michael Madsen era Sonny Black, o en su defecto, Dominick Napolitano, el jefe de una banda mafiosa que se encargaba de mantener siempre a raya al más mayor y más despreciado Benjamin Ruggiero (Al Pacino). Madsen bordó aquí un papel que incorpora un personaje real y despliega el su contenido talento y acumulada experiencia como secundario, pese aún estar a la sombra de Johnny Depp (Donnie Brasco) y un Al Pacino portentoso como gangster de segunda.



Y llegados al nuevo milenio, mejor pasar por alto su breve intervención en la que es, posiblemente, la peor película Bond de la historia, Muere otro día (Die another day, Lee Tamahori, 2002) e ir directamente a su papel más glorioso en lo que va de década. Michael Madsen es el hermano de Bill en Kill Bill vol. I (Quentin Tarantino, 2003) y Kill Bill vol. II (Quentin Tarantino, 2004), lo cuál tiene bastante más importancia en la segunda mencionada, pues en el primer volúmen apenas sí aparecía. Pues bien, ahí está Madsen haciendo de Budd, el pobre desgraciado que no sabe ni mantener su trabajo en un cuchitril de mala muerte, la vergüenza de la familia, el más fácil de matar de la lista, el más débil del escuadrón DiVAS (Deadly Viper Assassination Squad). Y sin embargo, el que está más cerca de borrar el mapa a la Mamba Negra (Uma Thurman) al enterrarla viva y el único de la lista que ella es incapaz de eliminar (lo hace en su lugar y, simbólicamente, la auténtica Mamba Negra, o sea, la serpiente de la que toma el nombre la heroína de Tarantino). La perfecta antítesis del villano triunfando gracias a un Madsen que demuestra que no podría haber papel más hecho a su medida que este.



Llegados a este punto, cerraré este selecto repaso de la filmografía de Madsen con su breve participación en Sin City y lamentando que su nombre aparezca en el reparto de Scary Movie 4 (por favor, que alguien detenga esa saga). Madsen no siempre ha elegido bien, pero se ha mostrado siempre como un actor efectivo, que en ocasiones es capaz de alcanzar una brillantez desafiante a sus indiscutidos compañeros de reparto. Tan desafiante como el mismísimo señor Rubio embutido en traje negro y navaja en mano.
---------------------------------------------------------------------------------
http://www.imdb.com/name/nm0000514/ (filmografía de Michael Madsen)
http://es.wikipedia.org/wiki/Michael_Madsen (sobre Michael Madsen)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tardé años en saber quién era ese tipo. Creo que es uno de esos grandes actores que brillan a la sombra

MANEL

PD: debo reconocer que el chiste de la oreja era MUY fácil, pero me he reído MUCHO

Jordi dijo...

Jaja, lo sé, lo sé... no he podido evitarlo. De vez en cuando uno tiene que permitirse ciertas licencias...

Pues sí, siempre en la sombra, siempre eficaz. Pese a lo mítico de la escena de la oreja, yo me quedo con el Sonny Black de "Donnie Brasco."

Lo dijo...

a mi me encanta en Kill Bill :)
Tengo un amigo que es clavado a él, pero clavado eh!!

Saludos!!