lunes, mayo 26, 2008

Top 5: familias del cine

La familia es un tema recurrente en el cine en todos sus estados. Siempre han habido películas alegóricas de la misma (El mago de Oz [The wizard of Oz, Victor Fleming, 1939] o ¡Qué bello es vivir! [It's a wonderful life, Frank Capra, 1946] serían ejemplos de ello) y otras en las que se presenta en desintegración o irreversiblemente desintegrada (Heat [Michael Mann, 1995]). También ha sido frecuente el argumento de la familia estable alterada por un elemento ajeno a la misma (me viene a bote pronto, Río Salvaje [The River Wild, Curtis Hanson, 1994] en la vertiente de la intromisión del psicópata, o Poltergeist [Tobe Hooper, 1982] en su versión sobrenatural). La familia como elemento de subversión, de mofa, como elemento subordinado a una narración o como aquel que la promueve, como unidad homogénea o grupo heterogéneo de personalidades que pueden realzar o mandar al traste las virtudes de una película. Tal elemento tan inseparable de la realidad como del cine merece por tanto una cierta atención. He aquí un personal repaso y disección de algunas de las más emblemáticas, míticas o subversivas familias que ha dado el celuloide.

1. Los Corleone. El Padrino (The Godfather, Francis Ford Coppola, 1972): Poca duda hay de este es el apellido que más ha encumbrado el cine. La saga familiar más poderosa y magistral que haya dado el cine permanece imperecedera en nuestros días. Poco queda que no se haya dicho sobre el complejísimo y épico retrato de esta familia de la mafia italo-americana que ideara Mario Puzo en su día y que, a la postre, se ha erigido como una obra imprescindible de la cultura del siglo XX. La lista de sus integrantes es sobradamente conocida...

- Don Vito Corleone (Marlon Brando): el primer y más inolvidable padrino, cuya figura quedó inmortalmente moldeada por Brando y agigantada en la secuela de 1974 por un joven y talentoso Robert De Niro. Padre de tres hijos y una hija.
- Sonny Corleone (James Caan): el mayor de los hermanos. Fuerte pero iracundo e impulsivo, lo cuál le llevará a la fatalidad en la primera de las entregas (el conocido tiroteo en el peaje).
- Fredo Corleone (John Cazale): es el segundo y más débil de los hermanos, al que siempre le son dejados negocios de menor implicación o responsabilidad. La debilidad de este personaje quedará patente también en la primera parte, en la que, tras ser incapaz de defender a su padre durante el tiroteo en el que este casi es asesinado, se sienta en la acera junto al cuerpo herido de su progenitor y llora.
- Michael Corleone (Al Pacino): el heredero del trono familiar. Si bien al principio de la narración parece reacio a esa sucesión, el atentado sobre su padre invoca su venganza y la necesidad de tomar las riendas de la familia Corleone.
- Connie Corleone (Talia Shire): interpretada por la hermana de Coppola, es la menor y única hija de Don Vito. Casada con Carlo Rizzi (Gianni Russo), quien la maltrata y quien recibirá, en consecuencia, una de las más memorables palizas del cine de parte de Sonny Corleone.
- Tom Hagen (Robert Duvall): hijo adoptado de Don Vito, apodado 'Il Consigliere'. Su acción más famosa fue tratar de convencer a un productor de Hollywood de que le diera un papel en su película a Johnny Fontane (Al Martino), ahijado de Don Vito, a cambio de un favor. La negativa del productor será respondida con la celebérrima escena en la que éste se encuentra la cabeza de su caballo predilecto entre las sábanas. Esta subtrama creada por Puzo no es tan ficticia como pudiera parecer. Se rumorea que, a principios de los 50, un famoso crooner se hallaba en horas bajas y recurrió a sus contactos de la mafia para conseguir un papel en De aquí a la eternidad (From here to eternity, Fred Zinnemann, 1953). Su apellido era Sinatra, y el papel le valió el único Oscar de su carrera.
- Kay Adams (Diane Keaton): adopta el apellido Corleone al casarse con Michael. Con él, tendrá dos hijos, Anthony y Mary. En la segunda parte de la trilogía, aterrada ante las acciones de su marido como jefe de la familia, abortará su tercer hijo, lo cuál precipitará el divorcio de la pareja.
- Vincent Mancini (Andy García): Hijo ilegítimo de Sonny, será él último padrino de la saga, ya en la última entrega. Mantiene en secreto un romance con la hija de Michael, Mary (Sofia Coppola).



2. Los Hoover. Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine, Jonathan Dayton y Valerie Faris, 2006): esta comedia independiente reciente ofreció una las familias más excepcionales que se recuerdan. Lo es porque cada componente de esta peculiar familia es dotado de unas señas de identidad que le hes hacen difícilmente olvidables a la memoria del espectador. Lo es porque su aventura representa un viaje hacia la reconstrucción de sus lazos y una odisea particular en la que cada uno experimentará un decisivo viraje en su rumbo vital. Ellos son...

- Olive Hoover (Abigail Breslin): la Pequeña Miss Sunshine a la que hace referencia el título, el cuál no podría definir mejor la personalidad de una niña que representa la pureza de la inocencia infantil. Atesora una autenticidad única y genuina que acaba haciendo de ella el elemento cohesivo de la familia en el festivo final de la película.
- Richard Hoover (Greg Kinearr): un padre de familia obsesionado con alcanzar el éxito, paradójicamente, a través de un libro sobre cómo conseguirlo. Sus constantes directrices en torno al mismo, su empeño en impartir a su hija la competitividad, el espíritu de ganadora, no hace sino reafirmar su más que patente fracaso como cabeza de familia.
- Sheryl Hoover (Toni Collete): la madre paciente y al tiempo desesperada. El personaje mediador, elemento equilibrador entre las irreconciliables personalidades de los miembros de su familia.
- Frank Ginsgberg (Steve Carell): un irrepetible Carell dando vida al "segundo experto sobre Proust en Estados Unidos". Una especie de genio homosexual cuya pareja se largó con el "primer experto sobre Proust en Estados Unidos", tras lo cuál intentó suicidarse. El viaje, que inicialmente no significa nada para él, acaba resultando un reencuentro consigo mismo y un reverso viaje de la muerte a la vida.
- Dwayne Hoover (Paul Dano): el hijo varón de los Hoover se niega a hablar hasta lograr su objetivo, que no es otro que el de ser piloto militar. Dwayne limita su escasa comunicación a una libreta de notas que supone uno de los iconos más hilarantes y reconocibles de la película (el otro sería la emblemática furgoneta amarilla y blanca). Un personaje que representa como pocos la incomunicación familiar y la frustración adolescente.
- Edwin Hoover (Alan Arkin): abuelo drogadicto, vividor y gamberro. Una figura más que improbable, pero endiabladamente divertida que le valió un merecido Oscar al veterano Alan Arkin.



3. Los Tenenbaums. Los Tenenbaums. Una familia de genios (The Royal Tenenbaums, Wes Anderson, 2001): no hay nada más original y genuino que posar la mirada sobre una familia de genios precoces y constatar como ese genio innato ha desembocado en una frustrante existencia y un desmembramiento de la unidad familiar. Wes Anderson hizo de esta extravagante familia su mayor logro cinematográfico hasta la fecha. La familia está compuesta por...

- Royal Tenenbaum (Gene Hackman): un enorme Hackman dando vida a un sinvergüenza, anómalo cabeza de familia que tras más de 15 años de separación vuelve para intentar la reunificación familiar bajo la excusa de un cáncer de estómago que le depara sólo seis semanas de vida más.
- Etheline Tenenbaum (Angelica Huston): madre sofisticada, de fuerte cáracter y resignada en cuanto a lo que en su familia ha derivado.
- Chas Tenenbaum (Ben Stiller): genio prematuro en las finanzas internacionales, odia a su padre por haberle robado hasta en dos ocasiones los bonos que había generado de su cosecha propia cuando sólo tenía catorce años. Tras la muerte de su esposa, se convirtió en un padre sobre protector de sus dos hijos, que siempre visten el mismo chándal rojo y de rayas blancas que él.
- Margot Tenenbaum (Gwyneth Paltrow): escritora desde su niñez. Una vez se escapó de casa y volvió a las dos semanas con medio dedo de menos. Se ha convertido en una apática crítica literaria que ignora a su marido (Bill Murray) y que escribió una crítica negativa a propósito del último libro de Eli Cash (Owen Wilson), a pesar de que este es su amante.
- Richie Tenenbaum (Luke Wilson): prodigio del tenis enamorado secretamente de su hermana Margot. Tuvo un ataque de nervios delante de su afición, tras lo cuál dejó el tenis y se dedicó a vagar por el océano durante meses para tratar de olvidar su amor platónico.
- Eli Cash (Owen Wilson): amigo de la familia drogadicto, amante de Margot y mejor amigo de Richie.
- Henry Sherman (Danny Glover): contable de la familia, enamorado de Ethel Tenenbaum y por tanto, rival de Royal cuando este vuelve para recuperar su familia.



4. Los Park. The Host (Gwoemul, Bong Joon-ho, 2006): la mejor película con monstruo en lo que va de década lo es tanto por su pericia para combinar géneros y diluir las fronteras entre los mismos como por la atípica familia que la protagoniza. Una familia de héroes anónimos, eminentemente patéticos a los que no les concierne las razones u orígenes de la bestia que aterroriza Seúl, sino recuperar su más preciado tesoro que no es otro que la única niña de la familia, a la que el susodicho monstruo se ha llevado hasta su guarida secreta. Este es el perfil de la familia...
- Park Hyun-seo (Ko Ah-sung): la niña raptada por el monstruo. Astuta e inteligente, su instinto de supervivencia se verá puesto a prueba cuando se halle encerrada en la despensa de la bestia.
- Park Gang-du (Song Kang-ho): el padre de Hyun-seo es un completo inútil, estúpido y narcoléptico que sería el último tipo del que esperarías una heroicidad tal como enfrentarse a esa especie de anfibio gigante.
- Park Nam-joo (Bae Du-na): hermana de Gang-du. Una tiradora de arco profesional. Tras su fracaso en la última competición en la que participó, debe enfrentarse a la pérdida de Hyun-seo y dar caza al monstruo. Una oportunidad idónea para poner de nuevo a prueba su puntería.
- Park Nam-il (Park Hae-il): el tercero de los hermanos. Ex activista y alcohólico, se presume como el más inteligente, a pesar de no resultar a la postre un fracasado menor que su propio hermano.
-Park Hie-Bong (Byeon Hie-bong): patriarca de la familia. Padre de los tres hermanos, protector para con Gang-du y orgulloso de sus otros dos hijos. Como organizador de la búsqueda de Hyun-seo acaba resultando un líder no menos incapaz de lo que lo sería su hijo Gang-du, pero acaba revelándose, de nuevo, como el improbable héroe que solo cabría esperar en cineastas como Bong Joon-ho (véase también la sobresaliente Memories of murder [2003]).



5. La familia caníbal de Las colinas tienen ojos (The hills have eyes, Wes Craven, 1977): ¿Puede existir una subversión mayor del concepto de familia? Los mutantes caníbales de Las colinas tienen ojos son la antítesis pesadillesca de la familia modelo americana, representada aquí en los Carter, inminentes víctimas de las atrocidades de aquellos que se esconden tras las colinas. Son también, el resultado de esa sociedad que les repudia, en su condición mutante resultante de la radiación de unas pruebas nucleares efectuadas en la zona. Júpiter (James Withworth) es el patriarca de ese terrorífico clan, un personaje de una maldad innata que tras renegar y destrozar cualquier vínculo con la "civilización", formará esa atroz familia con nombres de planetas entre los que destaca Michael Berryman como Plutón, cuyo físico intimidante y perturbador le valió la asiduidad a numerosas producciones de terror de serie B. El título de aspirante a familia más terrorífica del cine sólo podría ser amenazado por la de Leatherface en La matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974), otra ilustre del género.

2 comentarios:

Lo dijo...

me parecen cinco peliculones (unas más que otras evidentemente) pero las 5 películas me han gustado... faltan las de la factoría Disney :P, ésas sí que realzan la familia hasta límites ñoños insospechados

Jordi dijo...

Desde luego que sí. Y uno de los métodos de la factoría es traumatizar al niño de turno mediante la muerte de uno de los padres. Sólo hay que acordarse de "Bambi" o de "El rey león."