miércoles, marzo 28, 2007

La vida de los otros



Para los que hemos nacido a mitad de los 80, los libros de texto en la escuela y el cine que trataba la historia alemana frontal o tangencialmente, se centraban en una abrumadora parte del holocausto y las miserias humanas acontecidas durante aquella guerra. Las consecuencias de todo aquello también estaban presentes en esos mismos libros de texto, pero solían venir en los últimos temas: aquellos que, por falta de tiempo, los profesores no daban o daban "de pasada". El cine, por su lado, tampoco era de los que repasaba esas páginas ocupadas por la Perestroika o la caída del muro de Berlín. Quizá por reciente, quizá por su escaso interés a afrontarlos.

La vida de los otros centra su atención en uno de esos episodios de la historia reciente europea: la vida en la República Democrática Alemana bajo la estricta vigilancia del régimen comunista. El debut del alemán Florian Henckel von Donnersmark toma experiencias reales de gente que vivió bajo aquel yugo y las reconfigura para obtener una película sobre el miedo, la soledad y el miedo a la soledad. El centro generador de dichos sentimientos y en torno al cual giran los personajes de La vida de los otros es la Stasi, la policía secreta emuladora del antiguo KGB y encargada de vigilar y acallar cualquier reacción o manifestación que en contra del régimen se diera en la R.D.A. Los vigilados son el aclamado novelista Georg Dreyman (Sebastian Koch) y su novia, la madura pero atractiva actriz de teatro Christina-Maria Sieland (Martina Gedeck). Al otro lado de los micros cual radioyente solitario y cascos siempre en posición, vigila el capitán Gerd Wiesler (Ulrich Mühe), perro viejo de la Stasi que no sospecha que la edad y el desencanto empiezan a ablandarle.

Así, la historia que nos cuenta Henckel transcurre a los dos lados de la vida vigilada. Con agilidad salta la narración de la solitaria escucha del capitán Wiesler a la cotidianeidad amenazada de la pareja. No existe un rol primario, puesto que se desarrollan los personajes en forma paralela y equilibrio constante. El triángulo interpretativo teje entre sí relaciones sumamente distintas que llegarán a verse condicionadas por los peligros que acechan. A saber: el encuentro entre el capitán Wiesler y Christina-Maria se desarrollará en dos capítulos limitados por amenazas diferentes en cada ocasión; una relación unilateral y protectora de Wiesler con Dreyman que al final encuentra un merecido homenaje; y por último, la apasionada pero siempre condicionada relación de pareja entre Dreyman y Christina-Maria.

El mayor triunfo de La vida de los otros no es sólo infundirte la sensación de haber vivido al otro lado del muro durante dos horas y media. Es el de proponer una película que, a partir de una excepcional mirada autocrítica, propone unos personajes que desarrolla coherentemente hasta las últimas consecuencias. Así, los tres personajes capitales parten de supuestos que aparentemente no dejarán de cumplir (Dreyman se niega a inmiscuirse en política, Wiesler es implacable y leal servidor de la Stasi, Christina-Maria hace cuanto puede para salvaguardar su carrera como actriz y su relación con Dreyman), hasta que esos supuestos sean cuestionados por dilemas morales planteados ante cada uno de los personajes y que, en su resolución, configurarán su destino final.

El recuerdo que queda de La vida de los otros es el de una durísima realidad histórica humanizada y traducida a sentimientos que resultan cercanos. El ejemplo más expreso es el del propio capitán Wiesler, el impasible guardián que experimenta la soledad y en el que nace un insólito paternalismo. A él corresponden algunos de los momentos más brillantes de la película de Henckel, como aquel en que se hace pública la caída del muro. Esa vida de "otros" a la que hace referencia el título es tanto la vida de él, vigilante, como del vigilado. Es el acertado título de un merecido éxito del cine alemán que, pese a su algo estirada conclusión, emana atracción de principio a fin. La misma que nos hace ser vigilantes y vigilados. La misma que emana un episodio histórico reciente, tan triste como interesante.
---------------------------------------------------------------------------------------
Das leben der anderen. Alemania. 2006. 144'.
Director: Florian Henckel von Donnersmarck.
Fotografía: Hagen Bogdanski.
Música: Gabriel Yared y Stéphane Moucha.
Montaje: Patricia Rommel.
Dirección artística: Silke Buhr.
Vestuario: Gabriele Binder.
Producción: Quirin Berg y Max Wiedemann.
Intérpretes: Martina Gedeck (Christina-Maria Sieland), Ulrich Mühe (capitán Gerd Wiesler), Sebastian Koch (Georg Dreyman), Ulrich Tukur (teniente coronel Anton Grubitz), Thomas Thierne (ministro Bruno Hempf), Hans-Uwe Bauer (Paul Hauser), Volkmar Kleinert (Albert Jerska), Matthias Brenner (Karl Wallner), Herbert Knaup (Gregor Hessenstein).
Puntuación: 8
Más sobre La vida de los otros...
http://www.labutaca.net/films/47/lavidadelosotros.htm (sobre la peli)
http://www.sonyclassics.com/thelivesofothers/ (web oficial E.E.U.U.)
http://www.movie.de/filme/dlda/ (web oficial Alemania)
http://www.cineuropa.org/ffocusarticle.aspx?lang=es&documentID=69039&treeID=1288 (crítica de la peli)
http://www.blogdecine.com/2007/02/20-la-vida-de-los-otros-arte-para-todos (crítica de la peli)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article3318.html (crítica de la peli)
http://www.imdb.com/name/nm0311476/ (sobre Martina Gedeck)
http://cineuropa.org/ffocusinterview.aspx?lang=es&treeID=1288&documentID=69040 (sobre Ulrich Mühe)
http://www.imdb.com/name/nm0462407/ (sobre Sebastian Koch)
http://www.imdb.com/name/nm0003697/ (sobre Florian Henckel von Donnersmarck)

2 comentarios:

BlitzKrieg dijo...

Por qué el tipo de la foto se parece a Julio Alberto? (ex-jugador del Barça).

Esa es toda mi aportación.

Lau dijo...

yo creo que es josé maría garcía