lunes, marzo 12, 2007

Paris, je t'aime



La idea de retratar París en su versión actual y bajo la mirada de 20 realizadores de tan distintas visiones como nacionalidades, puede resultar a priori ambiciosa y a la postre decepcionante o desigual. Suele pasar que en los escasos ejemplos de películas corales desde la dirección, los cortos que aparecen en las mismas acaban rindiendo a un nivel menor al que el director acostumbra en su filmografía. Les pasó a Coppola y a Allen en Historias de Nueva York (1989), donde era Scorsese el que salía triunfante con la historia de aquel pintor interpretado por Nick Nolte. Cuando uno se para a ver Paris, je t'aime bien puede pensar que son demasiadas historias, demasiados cortos. Y es cierto que algunos quedan en el olvido, pero no menos cierto que el total resultante es un mosaico parisino de lo más atractivo y contemporáneo, lejos de la típica postal parisina. Por tanto, la mayoría de esos cortos de Paris je t'aime merecen una mención, aun tan breve como los mismos:

Montmartre (Bruno Podalydès): un inicio ameno. La situación desesperada del hombre intentando aparcar y maldeciendo a diestro y siniestro genera más de una sonrisa de complicidad. Luego viene la reflexión sobre su soledad y el encuentro casual con la mujer que se desmaya. Simboliza el principio de algo en un contexto de improbable romanticismo, pero es uno de los cortos a los que le falta tiempo para profundizar.

Quais de Seine (Gurinder Chadha): el toque de las relaciones interraciales. Parte del encuentro entre un adolescente parisino y una joven musulmana. Un corto con pocas opciones de éxito, ya que no hay tiempo para distinguir las barreras sociales entre ambos. Además, deja sabor a dejà vu.

Les Marais (Gus Van Sant): gracioso, pero intrascendente. En algún sitio leí que Gus Van Sant contaba un chiste, y ni más ni menos es eso. Conversación inútil entre un místico y un sordo que no lleva a ninguna parte.

Tulleries (Joel y Ethan Coen): es la primera joya que uno encuentra en Paris, je t'aime. Los Coen fieles a su estilo, aprovechando el reducido escenario de una estación de metro incluso para meter a sus deliciosos y extravagantes secundarios (el niño que tira bolitas). Impregnan el corto de su arrollador estilo visual y Steve Buscemi no le hace falta ni una sola palabra para ser todo un torrente de expresividad.



Loin du 16eme (Walter Salles y Daniela Thomas): posiblemente el más personal y el que más espacio deja a la reflexión. Simple pero contundente, es también el más crudo. Es la historia de Ana, una niñera que debe dejar su bebé en la guardería para hacerse cargo de otros. Quizá cuesta de asimilar, pero es de los que encierra mucho más de lo que aparenta.

Porte de Choisy (Christopher Doyle): se hunde en su propia pretenciosidad. El impactante surrealismo que se inicia con la visita de un comercial a una peluquería asiática acaba desembocando en una inconexión total que deja de tener sentido alguno salvo el de sorprender con sus llamativas imágenes, cosa que tampoco acaba de conseguir. Quizá el más flojo.



Bastille (Isabel Coixet): uno de los mejores. Desprende sensibilidad por sus cuatro costados e incluso se permite ciertas licencias surrealistas que se acaban agradeciendo. Triste pero emotivo, perfectamente podría ser una película condensada de Coixet. Buen trabajo de Miranda Richardson y Sergio Castellito. Anecdóticos Javier Cámara y Leonor Watling.

Place des Fêtes (Oliver Schmitz): uno de los dos mejores cortos de Paris, je t'aime. Sorprende por la solidez y belleza de una narración condensada en seis minutos. Aúna temas como la atracción en el encuentro casual, la precariedad laboral y el desarraigado que va cayendo en el hoyo vertiginosamente. Un hombre y una mujer de color y muy distinta posición social tienen un agradable encuentro en un parking. La próxima vez que se encuentren, él estará a las puertas de la muerte. Pese a su brevedad, deja un nudo en el estómago y las ganas de verlo una y otra vez.

Tour Eiffel (Sylvain Chomet): el romance entre los dos mimos es tan capaz de provocar la risa como el nerviosismo. Tiene reminiscencias de Amélie y es puro humor gestual heredero del cine mudo, pero resulta imposible ver más allá. Para no tomárselo en serio.

Place des Victoires (Mobuhiro Suwa): el más trágico. El trauma de una madre tras la muerte de su hijo y cómo persigue su voz y encuentra al cowboy de sus sueños en Place des Victoires. Busca el dolor directo y lo que encuentra es algo de confusión, pero no deja de ser un buen corto con una estupenda Juliette Binoche (El paciente inglés). Se agradece el cameo de Willem Dafoe.

Quartier des Enfants Rouges (Olivier Assayas): la actriz y el camello. Eficaz porque retrata la decepción ante la posibilidad de que pase "algo" entre dos personas de mundos tan distintos. Jake Gyllenhaal (Jarhead, Brokeback Mountain) está irreconocible y lo mejor es la escena en la que el camello se quita el casco frente a la puerta de la caravana de la actriz.

Quartier de la Madeleine (Vicenzo Natali): engaña por completo al espectador. No, la historia de vampiros con Elijah Wood como protagonista no es obra de Wes Craven. De hecho, lo único que tiene de Wes Craven el corto es él mismo siendo la primera víctima de la vampiresa. Promete y resulta estimablemente atractivo, con tonos que recuerdan a Sin City (atención a la sangre). Sin embargo, la historia es tan vaga, tan mínima, que acaba resultando decepcionante. Le falta miga.



Père-Lachaise (Wes Craven): rara excepción donde el estilo del corto y la autoría apenas sí coinciden. La pelea de una pareja en un cementerio es un entretenimiento divertido y con algún diálogo que merece la pena. Craven le mete un toque de humor negro con la caída de William (Rufus Sewell) ante la tumba de Oscar Wilde y la aparición posterior del mismo (un fantasma poco convincente, por cierto). Aunque no es de los mejores, se deja ver.

Parc Monceau (Alfonso Cuarón): el estilo del mexicano se deja ver en el largo plano-secuencia que sigue a la pareja desde lejos. Lo suficiente lejos para mantenernos alejados de los rostros de los dos protagonistas y no adivinar así qué tipo de relación mantienen (el diálogo sigue esta misma línea), hasta que llegado el final, la cámara se acerca y Cuarón despeja la incógnita para sorpresa nuestra. Es casi un homenaje a un entrañable Nick Nolte. Muy interesante.



Faubourg Saint-Denis (Tom Tykwer): el romance entre el ciego y la actriz. Una maravilla. El mejor corto junto al de Oliver Schmitz. Tykwer es fiel al estilo que le categorizó como enfant terrible del cine alemán en Corre Lola corre e incluso se supera con un corto capaz de impresionar, emocionar e implicar de una manera asombrosa. Mismo estilo frenético, misma música electrónica que acompaña al frenesí visual, pero elaborando un retrato tan apasionante de la vida en pareja que logra deshacerse del vacío videoclipero.



Pigalle (Richard LaGravenese): lo que fue el amor y lo que queda de él. Interesante por el duelo interpretativo entre Bob Hoskins y Fanny Ardant, cliente y regenta de prostíbulo respectivamente. Gusta, pero no destaca.

Quartier Latin (Frédéric Auburtin y Gérard Depardieu): siempre resulta agradable encontrarse con Gérard Depardieu, más si es en un restaurante del Quartier Latin. Pero el atractivo de su corto es, sin duda, el duelo entre Ben Gazzara y Gena Rowlands que supera al anterior y se convierte en el tándem más sólido de Paris je t'aime. Brilla el sarcasmo y la nostalgia en el diálogo de una pareja divorciada que habla de sueños rotos y de nuevas esperanzas.

Montparnasse (Alexander Payne): aquí también se nota la mano del autor. Alexander Payne (Entre copas, A propósito de Schmidt) propone su estilo simpático y original para ofrecer un París a través de los ojos de una turista americana y solitaria. Un breve y agradable historia donde Payne descubre cómo se empieza a amar París. Lo mejor, la divertida dicción de Margo Martindale intentando hablar francés.
----------------------------------------------------------------------------------------
Paris, je t'aime. Francia y Alemania. 2006. 120'.
Dirección: Olivier Assayas, Frédéric Auburtin, Gérard Depardieu, Gurinder Chadha, Sylvain Chomet, Joel Coen, Ethan Coen, Isabel Coixet, Wes Craven, Alfonso Cuarón, Christopher Doyle, Richard LaGravenese, Vincenzo Natali, Alexander Payne, Bruno Podalydès, Walter Salles, Daniela Thomas, Oliver Schmitz, Nobuhiro Suwa, Tom Tykwer y Gus van Sant.
Guión: Emmanuel Benbihy, Bruno Podalydès, Paul Mayeda Berges, Gurinder Chandha, Gus van Sant, Ethan Coen, Joel Coen, Walter Salles, Daniella Thomas, Christopher Doyle, Gabrielle Keng, Kathy Li, Isabel Coixet, Nobuhiro Suwa, Sylvain Chomet, Alfonso Cuarón, Olivier Assayas, Olivier Schmitz, Richard LaGravenese, Vincenzo Natali, Wes Craven, Tom Tykwer, Gena Rowlands y Alexander Payne; basado en una idea original de Tristan Carné.
Música: Pierre Adenot, Christophe Monthieux, Leslie Feist, Reinhold Heil, Johnny Klimek, Marie Sabbah y Tom Tykwer.
Fotografía: Bruno Delbonnel, Pascal Marti, Eric Gautier, Pascal Rabaud, David Quesemand, Pierre Aïm, Eric Guichard, Tetsuo Nagata, Gérard Stérin, Franck Griebe, Jean-Claude Larrieu, Denis Lenoir, Michael Seresin, Matthieu Poirot-Delpech, Michel Amathieu y Maxime Alexandre.
Montaje: Simon Jacquet, Anne Klotz, Hisako Suwa, Alexandre Rodriguez, Luc Barnier, Isabel Meier, Stan Collet y Mathilde Bonnefoy.
Diseño de producción: Bettina von den Steinen.
Vestuario: Olivier Bériot y Pierre-Yves Gayraud.
Producción: Claudie Ossard y Emmanuel Benbihy.
Intérpretes: Catalina Sandino Moreno, Sergio Castellitto, Miranda Richardson, Leonor Watling, Juliette Binoche, Willem Dafoe, Nick Nolte, Maggie Gyllenhaal, Fanny Ardant, Wes Craven, Elijah Wood, Alexander Payne, Natalie Portman, Gérard Depardieu, Bob Hoskins, Ben Gazzara, Steve Buscemi.
Puntuación: 7
Piérdete por las rues de París...
http://www.labutaca.net/films/44/parisjetaime.htm (sobre la peli)
http://www.mangafilms.es/parisjetaime/ (página web oficial)
http://www.abc.es/20070223/espectaculos-cine/amor-barrios_200702230249.html (crítica de la peli)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando veas 101 dálmatas, nos analizarás cada personaje uno a uno??

Jordi dijo...

No es necesario. Todos son perros y tienen manchas.

Charly dijo...

Excesivo el analizar corto por corto. En cualquier caso, bastante de acuerdo con todo. El mejor, el de Natalie Portman sin duda. Me gustó mucho tambien el penultimo, el de la pareja divorciada. Sus dialogos son muy buenos. Y el de los cohen, genial. Ahi está mi podium, jeje.

Jordi dijo...

Creo que es mejor así, dos o tres líneas de cada corto. Una crítica general me hubiera dejado muchas cosas y hubiera hablado demasiado por encima. De acuerdo en lo de corto de Tom Tykwer, de hecho he puesto el enlace del youtube (porque, como no, está). Aunque esté subtitulado en portugués, merece la pena echarle un vistazo.

aguiló dijo...

Sé que no tiene nada que ver, pero necesito aclarar esta duda...

Me he enterado de que Galiardo va a interpretar en una película a Fidel Castro. Según he podido entender, echan al comandante del gobierno y éste se ve forzado a viajar a Estados Unidos para preparar su vuelta al poder. La película se llama "I love Miaimi". Surrealista... Alguien puede ponerle alguna lógica a esto?

Jordi dijo...

Pues primera noticia que tengo yo también. He estado mirando la página web (www.ilovemiami.com) y parece ir un poco en plan de desmitificar la figura de Castro. Plantea qué pasaría si se le pusiera en la situación de un balsero. Es decir, le hacen naufragar de un crucero en el que va y acaba en un bar de una calle de Miami donde se relaciona, entre otros, con un gay. La verdad es que tiene todos los ingredientes para ser una comedia simplona más, pero también los tiene para funcionar en taquilla. Habrá que ver... De momento sólo puedo decir que hay una foto de Galiardo caracterizado en la página y la verdad es que le pega bastante el papel.

BlitzKrieg dijo...

Yo vi una noticia de eso ayer en la tele. Galiardo es casi un clon, y la hija de Castro dice que "tienen la misma mirada". Es lo único con lo que me quedé de la noticia, con eso y con que lo hacen trabajar de camarero... No sé cómo calificarla.