jueves, marzo 08, 2007

Momentos de cine (VIII): Los 7 samuráis

La calma tras la tempestad. 7 samuráis, 7 ronin, 7 descarriados acaban de librar la última gran batalla de su vida. Una lucha sin recompensa ni honores de guerra. Como única motivación, el convencimiento de salvaguardar el honor del guerrero en la defensa de una aldea ignorante e indefensa ante los saqueos de los bandidos año tras año. La guerra ha durado varios días y ha precisado de una milimétrica estrategia para hacer posible la gesta de derrotar a un pequeño ejército de 40 villanos de extrema crueldad. Por tres comidas al día y un buen puñado de redención espiritual, esos 7 hombres serían capaces de enfrentarse a los ejércitos del emperador. Aun sabiendo que no serán 7 las vidas que verán la luz de un nuevo día.

Y así, en el conmovedor epílogo de la obra de Akira Kurosawa, los campesinos exultantes tras la victoria de sus héroes, recogen el arroz entre cantos y liberados por fin del miedo con el que se acostumbraron a vivir. A no mucha distancia de allí, tres olvidados y silenciosos samuráis observan el ritual al pie de una colina donde yacen cuatro tumbas con las respectivas armas de los guerreros allí enterrados. Por la mente de los tres supervivientes transcurren los recuerdos de sus compañeros y amigos: el loco Kikuchiyo o el letal e impasible Kyuzu no volverán a blandir su espada. El adiós de los combatientes anónimos, olvidados por los mismos aldeanos a los que salvaron.



- Otra vez... hemos sido derrotados.
- ¿Cómo?
- Sí. Los ganadores son los campesinos... y no nosotros.

6 comentarios:

manel dijo...

La vi hace anyos, pero me dejo impresionadisimo. La disfrute como un enano. Es mas me pape los 206 minutos que dura el film de una tacada. Me acuerdo que me lo puse una tarde despues de comer y cuando acabo ya no habia luz, se hizo de noche.

Jordi dijo...

Yo me la puse el domingo pasado nada más levantarme... y sólo paré para comer.

Es una grandísima película de aventuras, pero es eso y mucho más. Desde los diálogos hasta lo impresionante de muchas escenas, algunas poéticas. Además, el acercamiento que consigue para con los samuráis es sublime, los acabas conociendo y durante esas 3 horas y medias acabas identificándote con sus valores, siendo uno más de ellos.

Lo único que te diré que no me gustó fue el personaje de Kikuchiyo, demasiado histrónico para mi gusto. Me sacó de mis casillas... a excepción de la escena del incendio en el molino, en la que está impresionante.

BlitzKrieg dijo...

Kikuchiyo!!... Es lo que le decían sus víctimas a Jack El Destripador...

manel dijo...

blizkrieg tengo que decirte que al principio no he pillao el chiste pero es muy bueno, he estado riendo almenos 15 minutos (gracias)

De todas formas, jordi, tngo un noticion. YA HE VISTO "VIDEODROME" y tengo que decir que es para quitarse el sombrero. Me encanto... es impresionante. Ademas es muy interesante el analisis que hace de los contenidos televisivos (no olvidemos que Cronenberg empezo dirigiendo pelis porno).

Me ha gustado mucho.

Jordi dijo...

Mira, esa faceta de Cronenberg no la conocía...

Me alegro que te gustara. A mí me impactó mucho en su momento, y aunque creo que la obra maestra de Cronenberg es "La mosca" (y que me llamen típico), "Videodrome" es de las mejores y además, le tengo un especial cariño: con ella empecé este blog y de aquí poco hará ya dos añitos de eso. Me gustaría refrescarla a corto plazo y volver a hablar de ella por aquí... la escena en la que Woods se saca el arma de entre las entrañas es impresionante, me encanta.

Por cierto, que el otro día no pude evitar una sonrisa con la referencia que hacían a "Videodrome" en un capítulo de "Padre de familia" (en el que los Griffin adoptan a James Woods).

aguiló dijo...

Ya me he papeao la película... Me ha gustado bastante la verdad. Estoy de acuerdo en la lo que comentáis.

Lo único es que a mí sí me gustó mucho el personaje de Kikuchiyo. Me gusta por lo impresivisible y desconcertante. No se le coge el punto y su inestabilidad me parece que le da otro aire a la película. Además, es el único personaje en el que se ahonda medianamente y si tuviera que decir si existe algún protagonista en la película, sería él.