viernes, julio 01, 2005

Desmontando a Harry

Posted by Picasa


"¿Qué hay de malo en la ciencia? Mira... yo entre el aire acondicionado y el Papa prefiero el aire acondicionado"


"La tradición es la ilusión de lo permanente"


- "¿Sabes lo qué es un agujero negro?

-" Sí, con lo que me gano la vida"


- "¡Estoy teniendo una sobredosis de mí mismo!"


En fin, que se puede decir... El cine no sería el mismo sin Woody Allen. Desmontando a Harry te deja la sensación de haber visto una película inteligente, ingeniosa, constructiva, crítica, sarcástica, divertida, entretenida... A pesar del fanatismo que pueda estar aparentando no es así: si no recuerdo mal es la cuarta película de Woody Allen que veo tras Manhattan, Celebrity (que no me gustó) y Annie Hall (una de mis películas favoritas). Pero esta me ha impresionado, de principio a fin. Una película con grandes actores, escenas surrealistas y a la vez delirantes (como la visita al infierno con Billy Cristal como diablo), además de un Woody Allen más desatado que nunca ("¡Estoy teniendo una sobredosis de mí mismo!"), donde se interpreta a sí mismo, descargando su ira contra las mujeres y criticando la tradición, el cristianismo, y otros cientos de cosas en esta maravillosa película.


El escritor en crisis, el sexo, las infidelidades, el pecado, la amistad, el enamoramiento, la neurosis, las manías... unos ingredientes que forman un inmenso pastel encumbrado con pequeñas grandes escenas (la historieta del actor que está desenfocado, la de la muerte que acude a por Tobey Maguire, el judío que se había comido a su anterior família) representadas por los personajes de Harry (es escritor), quien a su vez se los va encontrando por ahí y dialoga y reflexiona con ellos. Si a ello le sumamos una escena en la que Harry visita el infierno para discutir con el diablo Cristal quien de los dos es más pecador, y que allí se encuentra a su padre sufriendo el eterno castigo, el resultado no puede ser mejor:


W.A. al diablo: Oiga, yo le perdono ¿vale?... Lo pasado pasado está y... déjele ir al cielo, por favor.

El padre de W.A.: ¡Soy judío, no creo en el cielo!

W.A.: ¿Y dónde quieres ir?

Padre: ¡A un restaurante chino!


En resumen, una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo. Si le tuviera que poner un "pero" sería la manía de cortar el plano para luego seguir con el mismo (por ejemplo, cuando Harry está hablando, hace un corte para pasar a otro trozo del diálogo), algo que ni queda bien ni entiendo por qué se hace. Pero visto el resultado final, poco importa eso. La guinda final es un autohomenaje a Harry y al propio Allen, que nunca fue merecido tanto por un cineasta, que sigue haciéndonos reír y reflexionar con sus películas tantos años después. Prohibido perdérsela.
-----------------------------------------------------------------
Deconstructing Harry. Estados Unidos. 1997. 96'.
Director: Woody Allen.
Guión: Woody Allen.
Intérpretes: Caroline Aaron (Doris), Woody Allen (Harry Black), Kirstie Alley (Joan), Billy Cristal (Larry), Demi Moore (Helen), Elisabeth Shue (Fay).
Puntuación: 9
Si quieres continuar desmontando a Harry...

2 comentarios:

laura dijo...

Tengo que decir que Manhattan no me gustó (o no entendí, no sé) y que en Un final made in Hollywood me dormí, pero Zelig, un falso documental casi desconocido de Woody Allen, me encantó. Una reflexión crítica sobre lo que nos podemos llegar a creer si son los medias quiénes nos lo cuentan. Muy buena, de verdad.

En serio te gustó ¡Olvídate de mí!??? No pude acabar de verla...

Aguiló dijo...

Bueno, ya tocaba una de Woody Allen. Estoy prácticamente de acuerdo. Allen es un crack, una de las personas más inteligentes de este planeta. Creo que jamás me he reído tanto como con sus películas. Esta en especial es impresionante...

Hay quien dice que sus películas ya son demasiado repetitivas. Sin embargo, yo cada año estoy ansioso por ver algo nuevo de él (cinematrográficamente hablando, se entiende). Una visión diferente. Te guste o no, es único.

P.D. - También creo que últimamente son un poco más flojas. Es una impresión...