jueves, mayo 10, 2007

Aliens, el regreso



En 1979 Ridley Scott daba un vuelco a la ciencia-ficción con Alien, el octavo pasajero. Casi inmediatamente el espeluznante alienígena se ganaba una horda de adeptos que pedían casi inmediatamente secuelas de aquella terrorífica incursión que había descubierto no solo a uno de los bichos por excelencia del cine, sino a una de sus heroínas por antonomasia. La secuela tardó siete años en llegar, y lo hizo de la mano de un James Cameron cuyo nombre sonaba con fuerza tras su exitosa Terminator (1984) ¿Y cómo hacer para que una secuela no defraude a sus seguidores? ¿Cómo hacerlo prosiguiendo el espíritu de su predecesora, pero aportando la novedad suficiente para sorprender? Aliens, el regreso es un perfecto manual de cómo hacerlo.

La segunda película de la saga es la continuación lógica de la primera, retomando el viaje de la Nostromo, donde hiberna congelada Ripley y es recogida medio siglo después. Cuando despierte, sabrá que el planeta del que surgiera la criatura ha sido colonizado en ese tiempo. Antes de que Ripley pueda lanzar la alarma, las comunicaciones con la colonia se pierden y las catastróficas consecuencias se hacen fácil de prever. Un grupo de marines acompañados y aconsejados por la misma Ripley serán los encargados de meterse hasta el fondo mismo de la boca del lobo.
Es entonces cuando Aliens, el regreso toma la verdadera forma que Cameron plantea para su película. Ya conocemos a la criatura, al terror que espera a los marines y el director deja que pase cerca de una hora de metraje antes de que podamos ver iniciada la caza (en la que la presa se convierte en cazador). La ansiedad que se genera para entonces en el espectador es considerable, la suficiente para ir avisándole de lo que se va a encontrar (no uno, sino muchos aliens, una colonia entera) e infundarle tanta expectación como temor por lo que está a punto de acaecer. Y es ahí donde la secuela de Cameron marca las diferencias frente al planteamiento de Scott: mientras que Alien, el octavo pasajero es el juego del gato y el ratón, una amenaza invisible que va eliminando uno por uno los miembros de una tripulación, Aliens, el regreso es una auténtica guerra, el asedio desmesurado de una inmensa colonia alienígena que arrincona y destroza a sus contrincantes como si fueran muñecos de trapo. El escenario elegido para esa masacre es un elemento añadido que hace ganar tensión (y temperatura) a la película: una central de energía abandonada donde los marines se ven imposibilitados para utilizar armas pesadas y han de recurrir al lanzallamas para achicharrar aliens.



Como si la tensión explotara llegados a la mitad de la película, Aliens, el regreso se convierte desde la aparición de los protagonistas del título, en un espectáculo brutal cuya manija Cameron lleva con eficacia. Conoce los resortes para incrementar la sensación de encierro y pesadilla en otro mundo: aliens quemándose y lanzando horribles chillidos, conductos de ventilación donde no hay escapatoria posible, una inocente niña que ha visto despedazada su familia por esos bichos horrendos, facehuggers acosando a Ripley... todo está perfectamente dispuesto para que Aliens casi no permita un respiro hasta sus créditos finales. Y digo casi porque Cameron nos deja creer por un momento que la amenaza ha cesado, para luego dar paso a un frenético final que con toda probabilidad sea el mejor de toda la saga.

Aliens, el regreso es una descarga de adrenalina como pocas. También es una sólida secuela, un ejemplo de como continuar una película de la calaña de Alien sin caer en el desastre de casi siempre y la confirmación de que el carisma de una excelente Sigourney Weaver es un porcentaje muy elevado de su éxito. Además, Cameron aporta la explicación que quedó pendiente en la celebrada primera película, haciendo así suya la invención del ciclo de vida de los aliens. Manera, por otra parte, de evitar listillos que vengan con un Aliens: el origen a chupar del bote. Manera también de sorprendernos con la madre de todos los aliens esperando al final del pasillo...
-----------------------------------------------------------------------------------------
Aliens. Estados Unidos. 1986. 137'.
Director: James Cameron.
Guión: James Cameron.
Música: James Horner.
Fotografía: Adrian Biddle.
Escenografía: Peter Lamont.
Efectos especiales: Mark Williams.
Producción: Gale Anne Hurd, Gordon Carroll, David Giler y Walter Hill.
Intérpretes: Sigourney Weaver (Ellen Ripley), Carrie Henn (Rebecca 'Newt' Jorden), Michael Biehn (Dwayne Hicks), Lance Henriksen (Bishop), Paul Reiser (Carter Burke), Bill Paxton (Hudson), Jenette Goldstein (Vasquez).
Puntuación: 7
Links alienígenas...
http://es.wikipedia.org/wiki/Aliens,_el_regreso (sobre la peli)
http://extracine.com/2007/03/22/james-cameron-vol-2-aliens/ (artículo sobre la peli)
http://es.wikipedia.org/wiki/James_Cameron (sobre James Cameron)
http://www.elmundo.es/magazine/num116/textos/cameron1.html (entrevista a James Cameron)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article2094.html (sobre Sigourney Weaver)
http://es.wikipedia.org/wiki/James_Horner (sobre James Horner)
http://www.miradas.net/0204/estudios/2003/09_rscott/alien.html (ensayo sobre Alien, el octavo pasajero)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article400.html (crítica de Alien, el octavo pasajero)

9 comentarios:

Silver Sack dijo...

Mi favorita de la saga, que nunca debió de pasar de la 3ª entrega. Creo que esta secuela tiene especial mérito por lo complejo de mantener la tensión son contar con el factor "monstruo invisible" que tan bien funcionó en la primera parte y en tantas otras películas de terror.

PD: Al final, ¿qué pasó con el gato?
PD2: No cuentes el final :cagontodo:

Jordi dijo...

Al gato Jones se lo dejan tirado en una nave. El pobre desaparece a mitad película y no sé si lo recuperan en la tercera, no me acuerdo... Lo del Alien madre no es ningún misterio para nadie (yo ya lo sabía) y aunque alguno haya que no lo sepa, casi la totalidad de lo sorprendente y espectacular de ese final queda intacto.

BlitzKrieg dijo...

Has puesto un punto en el título.

BlitzKrieg dijo...

Ah, y la Weaver siempre me ha dao más asco que el propio Alien.

Para cuándo una crítica de Depredador?? Ese bicho, mezcla de Fernando Gómez Colomer y Karembeu, sí que molaba...

Jordi dijo...

Ya está lo del punto arreglado...

Había leído Fernando Fernán Gómez :S

Silver Sack dijo...

Yo también, y me he imaginado a Depredador mandando a la mierda a Schwarzenegger.

Ctrl_Alt_Supr dijo...

Siempre me han gustado las peliculas de Depredador y de Alien, pero esta sin duda es la mejor de todas, cada Marine tenia algo.. y el final es el mejor final de una peli de este tipo, desde el mismo momento en que bajan de la nave de escape y al colega Bishop... ya me entendeis.

Alien es el mejor bicho que han hecho en el cine (tengo hasta un poster de este de mas de metro y medio de largo saliendo de una puerta jejeje) y aunque las siguientes partes despues de la segunda han sido muy criticadas a mi siempre me han encantado, incluyendo el Alien vs Predator.

Una anecdota sobre la 3ª pelicula q no se si sabreis, la pelicula q se estreno en el cine tenia poquisimo q ver con la idea original del director (q por cierto era muchisimo mejor q la version definitiva)

Me acaban de entrar ganas de verlas todas otra vez jejeje

Jordi dijo...

No lo sabía. Yo la tercera la vi antes que esta, en cuanto me enteré de que era la primera película de David Fincher (El club de la lucha, Seven). A pesar de que me pareció inferior a la primera (y ahora, también a esta), no me pareció tan mala como me habían dicho, y encontré que tenía su punto con esa cámara recorriendo los pasillos como si de un Alien furioso y al acecho se tratase. La de Alien: Resurrección no la he visto, aunque me han dicho que es la peor a pesar de estar dirigida por otro director más o menos reconocido: Jean-Pierre Jeunet (Amélie)

Anónimo dijo...

Frikis...