domingo, mayo 13, 2007

Wu Xia de Yimou

Los legendarios héroes del Wu Xia Pian nunca creyeron que el equilibrio era imposible. Los hemos visto volar y luchar a muerte entre las copas de los árboles, trepar tejados y fachadas con una livianidad asombrosa, anteponer el honor y la justicia que el guerrero predica a cualquier arrebato sentimental que en su camino se interponga. Es la concepción más pura del héroe: aquel que entrega su vida a un entrenamiento que sólo termina con la muerte, aquel que entrega su vida a luchar contra el cruel y despótico poder imperante. Muchas son las muestras que el cine chino ha ofrecido del Wu Xia Pian (cuyo significado es "héroe de las artes marciales" o "caballeros de las artes marciales") antes de que los cines occidentales se familiarizaran con el género de la mano de directores como Ang Lee o Zhang Yimou. Los orígenes del Wu Xia se encuentran en la tradición de la Ópera de Beijing, floreciendo a partir de la misma en cinematografías como Hong Kong, Taiwán o la nacida alrededor de Shangai en las décadas de los 10 y 20. Fue en 1927 cuando el estudio MingXing impulsara la realización de El incendio del templo del Loto Rojo (Zhang Sichuan), pistoletazo de salida para una producción de cerca de 250 películas Wu Xia en los tres años siguientes (hasta que el gobierno chino las prohibió por considerarlas subversivas). Desde su nacimiento, el Wu Xia estuvo fuertemente vinculado a la arraigada cultura popular china, incorporando elementos que inmediatamente suscitaron el interés del público y el éxito de una industria que sólo pudo revivir el género a partir de los 50.

Pero, ¿en qué consiste el Wu Xia? ¿cuáles son esos elementos que le hicieron uno de los géneros más sólidos en su país de origen y que hoy ya atraen poderosamente la atención europea? En primer lugar existe un trasfondo histórico, contemplando un pasaje de la historia de china que por defecto corresponde a tiempos de guerra, en muchos casos guerras internas (caso de las tres películas de las que aquí doy cuenta). En ese trasfondo se erige un héroe de extraordinarias dotes para la lucha y con poderosas habilidades concretas que le convierten en un letal y casi invencible guerrero. Pueden realizar saltos inconcebibles, suspenderse en el aire o sobre las aguas de un lago, lanzar dagas o flechas contra sus enemigos con milimétrica puntería, dominar el arte de la espada... El guerrero del Wu Xia ha entregado su vida al entrenamiento perfecto que le lleve a lograr su objetivo: liderar una rebelión, enfrentarse a un emperador o gobernante déspota y cruel que siembra el terror en sus tierras mientras vive entre la fastuosidad de sus aposentos palacescos. Así pues, el género es una combinación de contexto histórico y leyenda en la que héroes errantes y nómadas se rebelan contra el poder establecido, ofreciendo todo impresionante repertorio de artes marciales. Dentro de ese género, las películas del cineasta chino Zhang Yimou son un caso aparte; una muestra de fastuosidad y poder de la imagen llevada hasta el límite de la imaginación. Yimou parece buscar la perfección visual y técnica en cada una de sus películas Wu Xia, un intento de lograr la belleza más pura, la poesía visual por antonomasia pese a la más que probable desatención del argumento o el ritmo.

La maldición de la flor dorada es el ejemplo más clarividente de esto. La última película de Zhang Yimou se regodea en la fastuosidad de sus imágenes, terriblemente hermosas, embelesadoras hasta lo imposible. Desde los decorados de palacio hasta el diseño del vestuario (la armadura de Chow Yun-Fat es una auténtica pieza de museo) pasando por el infinito repertorio de armas o los artesanales bordados de los crisantemos, todo en La maldición de la flor dorada logra hipnotizar hasta el punto de que el espectador olvida lo que le están contando. Detrás de tanta belleza, la historia de una traición en el seno de la dinastía Tang no puede sino ser catalogada de telenovelesca (incesto, infidelidad, venganza, hijo desatendido). Yimou se regodea en el detalle mientras la historia sufre considerables altibajos que sólo las sólidas actuaciones de Gong Li o Chow Yun-Fat hacen olvidar. Por suerte, los últimos 20 minutos dejan de lado las repetitivas intrigas de palacio para dar paso a la consumación de la rebelión contra el emperador en los patios del palacio, paralela a una tragedia griega que se sucede en el interior del mismo. Las escenas correspondientes al final de La maldición de la flor dorada de batalla pueden contarse sin mucho miedo entre las mejor filmadas del cine de la última década (atención al uso del color como distinción entre ejércitos). Todo, mientras un imponente Chow Yun-Fat se crece y se come la pantalla, pasando de emperador condescendiente a cruel y visceral asesino, bordando un final apoteósico. Puntuación: 6,5



Hero es la más fiel al género Wu Xia de las aquí mencionadas. Jet Li representa a "Sin nombre", figura representativa del clásico guerrero Wu Xia, dispuesto a llevar hasta las últimas consecuencias un plan para asesinar a un emperador que tiraniza una China dividida y lacrada por guerras internas. Hero, sin renunciar al lirismo inherente al cine de Yimou, demuestra mucha más consistencia narrativa, utilizando el engaño como inteligente táctica para establecer el giro argumental. Yimou utiliza falsos flashbacks de los que se sirve para que una simple audiencia con el emperador se convierta en un juego de falsas apariencias y medias verdades que son la excusa para mostrar geniales escenas de lucha en los que Jet Li luce su dominio de las artes marciales. Hero mantiene el interés con un argumento ordenado y de interés creciente, en el que también hay sitio para un tormentoso triángulo amoroso o planteamientos morales de última hora (¿matar al emperador? ¿matar al héroe?). Puntuación: 7,5



La casa de las dagas voladoras
es pura poesía que embellece una historia mínima: la huída de una heroína ciega, hija del jefe de un ejército de guerreras rebeldes denominado "la casa de las dagas voladoras" con un soldado renegado de los ejércitos de la decadente dinastía Tang. Lo que más impresiona de la película de Yimou es la comunión conseguida entre la belleza estética de las artes marciales (no renuncia a unos cuidadísimos efectos especiales ni al empleo mesurado del bullet time) y la belleza natural que le envuelve, siendo los parajes que atraviesan la pareja protagonista un personaje más. En medio de campos dorados por flores, valles nevados o bosques de bambú (con una tonalidad verde que invade toda la pantalla), vemos a guerreros acechar el viaje de la pareja, en enfrentamientos en los que la cámara sigue el rastro de las dagas o contempla las acrobacias imposibles de Takeshi Kaneshiro o Zhang Ziyi. La casa de las dagas voladoras convierte su poesía visual en una oda romántica que gana fuerza hacia los minutos finales con un nuevo triángulo amoroso que desemboca en tragedia. La sangre mancha la nieve inmaculada y rubrica con lirismo la conmovedora conclusión de una obra de belleza incuestionable. Puntuación: 7,5



------------------------------------------------------------------------------------
http://www.imaginacionatrapada.com.ar/Cine/cinechino.htm (sobre géneros del cine chino)
http://www.quintadimension.com/televicio/index.php?id=152 (sobre el Wu Xia Pain)
http://www.labutaca.net/52sansebastian/lacasadelasdagasvoladoras.htm (sobre La casa...)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1720.html (sobre Hero)
http://www.labutaca.net/films/49/curseofthegoldenflower.htm (sobre La maldición...)
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article2317.html (sobre Zhang Yimou)
http://www.comohacercine.com/esp_valladolid/cine_chino.php (sobre la actualidad del cine chino)

9 comentarios:

Charly dijo...

Quiero hacer constar quer lo he leido todo (y el de alien tambien, que me los he encontrado los dos ahora). Solo he visto La casa de las dagas voladoras, pero no la recuerdo muy bien. Cuando tenga ganas de ver una peli de chinos me bajare la de Hero.

PD: me estoy bajando la saga de alien.

aguiló dijo...

Bueno, aquí puedo hablar ya que he visto las 3. Estoy bastante de acuerdo con los comentarios de las 3. Sin embargo, me parece que Hero está muy por encima del resto. Realmente es la única que, además de la belleza incuestionable de las tres, cuenta una buena historia y realmente tiene algo que decir. Los giros argumentales me parecen increíbles. La disfruté muchísimo...
La Casa de las dagas voladoras tiene una historia absurda, que es solo un pretexto para dar paso a peleas increíbles y juegos cromáticos. Es muy bonito visualmente, pero está vacía. Y a mitad película te das cuenta del engaño. Eso sí, solo por la primera escena de Zhang Ziyi bailando merece la pena ver esa película.
La última, la de la maldición, me decepcionó un poco. El final es muy bueno como dices, pero la historia se hace cargante a veces y lenta. Tiene poco que decir y eso lo acusa.

En fin, que lo le habría dado un 9 a Hero sin problemas...

Jordi dijo...

Sí, es cierto lo de "La casa de las dagas voladoras", lo único que me pareció que con la historia romántica del final ganaba muchos enteros. Además, la estética de las peleas me pareció la mejor de las tres películas. En cualquier caso, con más o menos argumento, con mayor o menor belleza estética, las tres me parecen películas que merece la pena ver por muchos motivos. Uno de esos motivos que no he dicho es también ver el concepto de heroína del cine Wu Xia, en el que ver personajes como el de Zhang Ziyi resulta de lo más normal mientras que, por ejemplo, en el cine de Hollywood es mucho más difícil encontrarlas (y algunas de las pocas que encontramos, suelen tener rasgos más 'masculinos' que otra cosa, como la teniente Ripley de "Alien" o Linda Hamilton en "Terminator").

aguiló dijo...

Cierto lo que dices. Además, Zhang Ziyi se merece un post aparte. La eché de menos en esta última película...

BlitzKrieg dijo...

Este post por qué no lo ha escrito Pablo??

No creo que soportara alguna de esas películas...

aguiló dijo...

Lo peor es que ni siquiera comenta, quizá este resentido...

La más lenta es la última (La maldición...). Las otras se pueden ver sin problemas. La casa de las dagas voladoras es quizá la más fácil de ver...

aguiló dijo...

Jorge, esperaba que dijeses algo del comentario sútil del Canario:

"Cuando tenga ganas de ver una peli de chinos me bajare la de Hero".

P.D. - He escrito ya para los próximos 15 posts...

Charly dijo...

Que tiene de sutil mi comentario?

Anónimo dijo...

Na, sólo que es muy parecido a "un típico delantero de color"